Los Cardones: un parque lleno de colores e historia

A pocos kilómetros de la ciudad de Cachi, el Parque Nacional Los Cardones ofrece infinidad de atracciones para disfrutar en familia

Los Cardones: un parque lleno de colores e historia
martes 27 de noviembre de 2018

Entre las localidades salteñas de Cachi y San Carlos, se encuentra el Parque Nacional Los Cardones, un espacio gratuito de 64.117 hectáreas de área protegida, que recibe cerca de cien mil visitas al año. Rodeado de infinidad de cardones de distintas formas y tamaños, que le dan origen a su nombre, este lugar ofrece variedad de actividades para disfrutar en familia: desde excursiones y caminatas, donde apreciar distintas especies de plantas y animales, hasta escaladas, ideales para los amantes del turismo aventura.

Según cuentan, a lo largo de la superficie del parque se levantan más de un millón de cardones de 17 clases distintas, que custodian los caminos del antiguo Imperio Incaico y el Valle Encantado. Algunos, de más de tres metros de altura, se dice que datan de hace más de 250 años. En verano, presentan pequeñas flores rosadas o amarillas, mientras que en invierno muestran unas espinas que con el paso del tiempo fueron reemplazando a las hojas, a partir de los cambios evolutivos experimentados para sobrevivir al desierto. Entre las especies típicas del lugar, se encuentran el Trichomoza roseinflora y el Trichocerus smirzianus.

 

Cabe destacar que los cardones son protegidos por la Ley Nacional de Parques desde 1996 (mismo año en que se creó el parque), debido a que por la explotación de su madera estuvieron en peligro de extinción por largo tiempo. Si bien está prohibida su tala, quienes visiten el parque pueden llevarse parte de su madera de recuerdo, ya que los artesanos de la zona elaboran verdaderas obras de arte a partir de los ejemplares secos que los guardianes del lugar les dan para su comercialización.

Situado a 3.400 metros sobre el nivel del mar, la vista que ofrece el parque es una de las mejores del norte de nuestro país. Desde el mirador Piedra del Molino se pueden observar las nubes y las montañas de colores, que van del rojo al blanco, pasando por el lila y el marrón claro.

 

El parque comprende cuatro eco regiones: pastizal de altura, puna alto andina, monte sierras y bolsones. Asimismo, tiene varios senderos adyacentes como el Valle del Tonco. Este, parecido al Cerro de los Siete Colores jujeño, esconde en su interior alrededor de 50 huellas de dinosaurios hadrosaurios o pico de palo, especie extinta hace más de 70 millones de años.

Sobre este desierto, que es completamente vistoso y colorido,  ya que presenta rocas rojas, violetas, naranjas, lilas, verdes y amarillas, circulan guanacos, zorros colorados y grises, chinchillones, pumas, pericotes andinos y quirquinchos chicos. Además, si se mira al cielo le podrán contemplar aves como el cóndor, la gaviota andina y el carpintero de los cardones.  Por causa de su clima árido, con precipitaciones que no superan los 200 milímetros al año, y sus temperaturas medias de 11 grados en invierno y 18 grados en verano, también se resguardan especies en peligro de extinción como la vicuña y la taruca.

 

El paraje de Los Colorados es un valle de cardones rodeado por los cerros Del Overo, Perayacú y Apechata, donde se pueden percibir de fondo los cerros Nevado de Cachi y Palermo, con picos blancos ocasionados por las primeras nieves. Si se busca experimentar una prueba de destreza, los montañistas pueden escalar el Nevado de Cachi, de 6380 metros de alto en seis días. La cima ofrece una inigualable vista a los Valles Calchaquíes y aunque es una actividad que se realiza fuera del parque, Cachi queda solo a aproximadamente a 60 kilómetros.

 

En Cachi también se desarrollan cabalgatas y paseos en cuatriciclo por los valles que limitan con el parque, al tiempo que en el poblado vecino de Payagosta se pueden observar grandes monumentos naturales y arqueológicos alrededor de sus angostas calles y casas de adobe.

Para alojarse, el hotel más recomendado es “La Merced del Alto”, ubicado en el pie del Nevado de Cachi, que tiene vista a la montaña y a los valles calchaquíes. Posee spa, solárium, sala de masajes y promete una gastronomía de excelencia. Otra opción es el Hotel del Cortijo, hospedaje boutique en el centro de Cachi, que cuenta con un restaurante de cocina gourmet.

 

Fuera de estos lugares, se pueden probar empanadas salteñas en Oliver Resto Bar, así como platos elaborados con carne de conejo en la Hostería del ACA de Cachi. El mejor vino blanco está en la Sala de Payogosta.

¿Cómo llegar? Desde la ciudad de Salta, por Ruta Nacional 68 y Provincial 33. La capital salteña recibe micros de todo el país y vuelos diarios desde Buenos Aires y Córdoba.

Horario de atención: de 9.30 a 18