Subirse al tren del Fin del Mundo

Es para muchos uno de los paseos más emblemáticos que tiene la ciudad de Ushuaia

Subirse al tren del Fin del Mundo
miércoles 26 de septiembre de 2018

Hoy son otras las locomotoras y los vagones, pero el recorrido se mantiene intacto y nos permite vivir una experiencia única. El trayecto era el que realizaban los convictos del presidio para cumplir con su rutina diaria en los bosques que rodeaban el pueblo austral. Tenían que buscar leña porque si no morían de frío, y el tren fue la solución.

A diferencia de aquellos tiempos, la estación del tren que se ubica a tan solo ocho kilómetros de la ciudad de Ushuaia, dentro del Parque Nacional Tierra del Fuego, desborda de turistas de todas las nacionalidades.

Luego de cuarenta años de abandono, en 1994 el tren del fin del mundo retomó su antiguo recorrido.

 

Tres tipos de servicios

En el servicio especial se viaja con un exclusivo coche diferencial para brindar confort a ocho pasajeros con kitchenette y toilette privado. Mesas con mantelería y flores naturales. Los pasajeros podrán disfrutar de una variedad de bocadillos dulces y salados con bebidas, atendidos por una cordial ferromoza. Entre las bebidas se incluye: champaña, whisky, vinos, cervezas y bebidas sin alcohol. Incluye asimismo un exclusivo souvenir del Tren del Fin del Mundo. Embarque diferencial.

La clase premium permite a los pasajeros viajar en cómodos coches panorámicos con asientos individuales y mesas decoradas con mantelería y flores naturales. Durante el recorrido podrán degustar los sabores de la Patagonia: sándwich gourmet de centolla o pollo; un alfajor de dulce de Calafate, una madalena y un chocolate. También podrán optar por una bebida fría o caliente: una botella de champaña Chandon 187 o vino tinto o blanco, o cerveza artesanal, gaseosa, agua, café, té o chocolate. Incluye asimismo un souvenir exclusivo del Tren del Fin del Mundo. El embarque diferencial completa la experiencia de un recorrido inolvidable.

La primera clase permite a los pasajeros viajar en cómodos coches panorámicos, con asientos individuales y mesas con mantel, decoradas con flores naturales. Durante el recorrido se pueden degustar sándwiches de jamón y queso en pequeños panes artesanales, un alfajor de mousse, una madalena y un chocolate. Entre las bebidas se puede optar por frías o calientes: vino tinto o blanco, o cerveza artesanal, gaseosa, agua, café, té o chocolate. Incluye además un souvenir exclusivo del Tren del Fin del Mundo y embarque diferencial.

Además, el Tren del Fin del Mundo cuenta con una cafetería donde se puede almorzar cazuelas y sándwiches de centolla, de pollo y de salmón.

 

Datos Útiles

Duración: 1 hora.

Horario: Salidas 9:30 y 15. El tren opera los 365 días del año, ajustando horarios y salidas a la época del año.

Tipo de tour: Contemplativo

Cómo llegar: Hay que salir por la ruta 3 hasta el km3042, a 8km hacia el oeste de la ciudad.

Para tener en cuenta: para apreciar más el paseo y conocer mejor la historia, antes del tren es conveniente visitar el Museo del Presidio. Asesórese en las boleterías sobre los distintos senderos que puede recorrer partiendo desde la estación del Parque, al finalizar el recorrido del Tren.