Tractores: la importancia de revisar sus cubiertas

Si funcionan a baja presión, aumentan el consumo de combustible, lo que genera altos costos y menos durabilidad

Tractores: la importancia de revisar sus cubiertas
miércoles 05 de diciembre de 2018

Hay que empezar a prestarle atención a las cubiertas de los tractores, ya que si no trabajan en las condiciones ideales, es probable que se esté deteriorando su estructura, reduciendo de este modo su vida útil. Asimismo, puede que esté usando más combustible del necesario, lo que podría ocasionar grandes pérdidas de tiempo y dinero.

Por empezar, es necesario observar si los neumáticos que estamos utilizando son convencionales o radiales. Si son convencionales (su carcasa es armada con telas en posición diagonal) y el tractor es de tracción simple, la presión de inflado en las ruedas traseras debería ser de 14 a 16 libras por pulgada cuadrada (psi) o un bar. En cambio, en las ruedas delanteras se recomienda que sea de 30 a 32 psi (entre 2 y 2,2 bares). Si el vehículo es utilizado en caminos de asfalto durante distancias importantes, se aconseja duplicar de la presión de las ruedas posteriores a dos bares.

La presión correcta de las ruedas maximiza la superficie de contacto con el suelo. Además, mantiene el patinamiento en un 15% en terreno firme con arrastre de cargas importantes, reduce el consumo de gasoil, protege la transmisión de golpes internos y alarga su durabilidad. Por el contrario, a menor presión de inflado se incrementa el patinamiento, ya que se disminuye el área de contacto entre suelo y rueda, y se produce el cuarteo de los flancos de la rueda por sobra de flexión.

Esto provocaría que la rueda pisara más fuerte en el centro de su banda de rodadura y la zona se desgastará más en menor cantidad de tiempo. Si se pone el tractor en un piso firme como el asfalto, con una barra del neumático sobre el suelo, y si la barra en su borde extremo lo roza, tiene un bar de presión. Por otro lado, si entre la barra y el suelo hay un centímetro, la presión será mayor a un bar (16 psi).

En el tractor con tracción delantera asistida con sus cubiertas del tipo convencional, la presión de las ruedas de atrás será también de un bar y la de las de adelante entre 1,9 y 2 bares (25 a 28 psi). Así que es necesario mantener la diferencia de patinamiento entre las ruedas traseras y delanteras entre un 3% y un 4% en favor de las delanteras, para que le sirvan de ayuda a las otras y no se comprometa la dirección del tractor.

A diferencia de éstos, en los neumáticos radiales la presión de trabajo de las ruedas posteriores se define por medio de los cuadros que vinculan la carga que sostiene cada cubierta con su presión y sus dimensiones. La carga vendría a ser el peso en kilos del tractor en el eje correspondiente dividido dos (por las dos ruedas) o 4, en caso de duales. En estas últimas, la capacidad de carga máxima de cada neumático es reducida en un 12% respecto del simple, mientras que en las triales la baja es del 18%. Es recomendable pesar el tractor en la balanza de silos, primero con sus cuatro ruedas y después con el eje delantero y trasero separados, respectivamente.

No hay que olvidarse que los neumáticos radiales forman un bulto en el área de su flanco, que coincide con el apoyo en el suelo. Si esta deformación no se presenta, se podría asegurar que la presión de inflado es muy alta y que el resultado será un mal desempeño en cuanto a patinamiento y compactación innecesaria del suelo. En los modelos de tracción delantera asistida se recomienda realizar lo mismo que en los neumáticos tradicionales. Igualmente, nunca está de más consultar el manual de uso del equipo para investigar más al respecto.

Para los usos en los que no se cambia el lastrado del tractor en todo el año, se sugiere el lastrado con agua, que suele ser la opción de menor costo. En los neumáticos convencionales el agua se coloca hasta el 75% de volumen del neumático, y se provee con el tractor apoyado en un taco y el pico en la parte superior del giro. Cuando se expulsa agua por el pico de llenado, se deja hasta que deje de salir, se coloca el pico de inflado y se regula el aire de 14 a 16 psi.

En los neumáticos radiales no es recomendable poner más del 40% de su volumen de agua con la válvula colocada a las “cuatro horas”. La realidad es que es mejor no cargar de agua los radiales, para que no se produzca el famoso efecto del “power hop”, un fenómeno que se produce durante el avance del tractor que consiste en un movimiento de sube y baja, continuo y molesto. En caso de tractores con tracción asistida se puede obviar el “power hop” agregándole presión a las ruedas delanteras de a 2 psi (entre 6 y 8) hasta que deje de saltar. Si persiste el movimiento, se coloca el 75% de agua en los neumáticos de adelante y se sacan los lastres sólidos delanteros. Si continua, se recomienda quitar toda el agua de los neumáticos traseros y reemplazar su peso por su lastre sólido.

En tractores de doble tracción o 4 WD (de cuatro ruedas iguales), si aumentando la presión hasta 6 u 8 psi en las ruedas delanteras el problema se mantiene, se deberá reponer la presión original en las delanteras acorde a su peso. Asimismo, se deberá agregar presión a las de atrás.

La presión debe ser correlativa al peso en uno de los dos ejes. Si se usa lastre líquido en las ruedas posteriores, se puede subir la presión. Por su parte, en altos esfuerzos de tracción, se debe mantener la presión en relación al peso en las delanteras y elevar la presión en las traseras para suprimir el “power hop”. Otro dato a remarcar, es que las mejores condiciones de inflado para prevenir este efecto están influidas por el tipo de suelo, el equipo y la velocidad de avance.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: