Viernes 29 de Mayo de 2020
Fate

Todos unidos por la sustentabilidad

Con un consumidor dada vez más consciente a nivel ecológico, la producción ganadera y la industria alimenticia deben adoptar medidas más sustentables

Todos unidos por la sustentabilidad
jueves 08 de agosto de 2019

El Instituto Norteamericano de la Carne (NAMI por sus siglas en inglés), quien representa al 95% de las procesadoras de carne roja y al 70% de las procesadoras de carne de pavo, está incentivando a las empresas a compartir prácticas más sustentables. Los miembros del instituto comunicaron que desarrollarán un listado de consultores para que asesoren a los productores en estas cuestiones; asimismo comunicó el programa de premiación a plantas con fuerte compromiso ambiental.

Mientras nuevas investigaciones siguen sosteniendo que consumir menos carne contribuirá a combatir el cambio climático, tiene sentido que la industria comience a evaluar posibles cambios para evolucionar acorde al consumo. En esta línea, cada vez son más las empresas que incursionan en la producción de ‘carne’ a base de vegetales.

Gracias a estas investigaciones, los consumidores se volvieron más conscientes y esperan que las compañías sean más sustentables: según un estudio de Nielsen basado en Estados Unidos, aproximadamente 2/3 de los consumidores  están dispuestos a pagar más por marcas sustentables; en los casos de millenials y de la Generación Z, la tendencia es más marcada: un 73 y 72% respectivamente.

Del otro lado, la industria ganadera también realizó investigaciones para analizar la cuestión ambiental; un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos dio como resultado que los impactos de la producción ganadera en el ambiente están sobreestimados.

No obstante, el compromiso y los objetivos sustentables forman parte, cada vez más, de los procesos standard de la industria de alimentos y bebidas. Un estudio del 2018 (Ceres) establece que 2/3 de más de 600 compañías de Estados Unidos se comprometieron a reducir las emisiones de efecto invernadero y, además, más de la mitad de las empresas tienen políticas formales para manejar los recursos hídricos.

De todas formas, a medida que el consumo se vuelve más consciente, no alcanzará que las compañías comuniquen sus compromisos sustentables, sin demostrar claramente las acciones realizadas. Los consumidores prestarán cada vez más atención a las formas de producción y al desempeño ecológico de la industria. Si les gusta lo que ven, estarán más dispuestos a mantener el consumo de carne, más aun si la industria colabora con la reducción del impacto ambiental.