Miércoles 21 de Octubre de 2020
Fate

Dietas para defenderse ante eventos climáticos extremos

Un trabajo del INTA Bordenave describe las características nutricionales de ciertos alimentos disponibles en la región pampeana y extrapampeana, para tener en cuenta ante sequías

Dietas para defenderse ante eventos climáticos extremos
miércoles 04 de diciembre de 2019

Cuando se producen eventos climáticos de magnitud como inundaciones o fuertes sequías, se altera el normal funcionamiento de una empresa agropecuaria en cualquier parte del mundo. Frente a este contexto, es necesario tomar grandes decisiones y poner a disposición ciertas herramientas que permitan amortiguar y/o superar las emergencias.

A continuación se describirán las características nutricionales de diferentes alimentos (granos de cereal, subproductos de agroindustria y fuentes ricas en fibra) presentes en la región pampeana y extrapampeana del país:

 

Suplementos energéticos

- Granos de cereal: la composición nutricional (media) de los diferentes granos varía entre los siguientes rangos: Materia Seca (MS) 88-90%, Proteína Bruta (PB) 8-10%, digestibilidad 78-90% y almidón 55-75%.

Si bien el contenido energético de los distintos granos es variable, siendo de mayor a menor el maíz, el sorgo, la cebada, el trigo y la avena en situaciones de crisis (sequía o inundación), se puede usar cualquiera de ellos, tanto para leche como para carne, cumpliendo adecuadamente la finalidad para la cual son empleados.

- Afrechillo de trigo: por lo general, los afrechos y afrechillos de trigo tienen un contenido proteico que varía entre el 14 y 17%, niveles medios de energía (2.2 a 2.6 megacalorías de energía metabolizable por kilo de MS), con una digestibilidad de 70-75%, almidón entre 18-24% y un contenido en fibra (FDN) que puede alcanzar del 25 al 30%.

Con bovinos para carne, este suplemento es muy apto para suministrar vacas de cría en producción, terneros de destete y novillos. Para esta última categoría es conveniente agregar algún grano de cereal, especialmente si se buscar terminar animales con el objetivo de incrementar el consumo de almidón (energía) y con este, el engrasamiento.

 - Afrechillo de maíz: está formado por una mezcla de afrecho y germen de maíz, y parte del almidón de los granos, que le confiere un alto valor energético (2,8 megacalorías de energía metabolizable por kilo de MS), con un nivel de grasa no inferior al 4% y entre 10 y 12% de proteína bruta. El único problema que tiene, es que existe muy poca disponibilidad en el mercado.

- Afrechillo de arroz: luego de la extracción del grano de arroz pulido para consumo humano, quedan dos subproductos: cáscara y afrechillo.  El primero, por su alto contenido en fibra y los problemas digestivos que ocasiona, no es usado en la alimentación de rumiantes. Sin embargo, el segundo contiene el pericarpio que rodea la semilla, parte de la harina y el germen.

Los niveles de energía son de medios a altos (2,5 a 2,8 megacalorías de energía metabolizable por kilo de MS), con un alto contenido de grasas (7,7 a 22,4%) y almidón (34,2 a 46,1%). La cantidad de proteína ronda entre el 11 y 15%.

 

Suplementos proteicos

- Pellet o harina de girasol y torta de girasol: el pellet o harina de girasol es un excelente suplemento proteico que surge como subproducto de la extracción del aceite a la semilla de girasol, a través de solventes orgánicos. Se destaca por su alto contenido en PB (30 a 34%), mientras que su digestibilidad varía entre un 70 y 75% (2,5 a 2,7 megacalorías de energía metabolizable por kilo de MS). Es un suplemento proteico muy adecuado para alimentar desde vacas lecheras hasta animales en crecimiento y terminación.

Lo ideal es agregar a la dieta algún grano de cereal para aportar el almidón que este carece (energía). Esta combinación (pellet de girasol y grano), en la proporción adecuada de ambos, constituye una ración equilibrada de energía y proteína que permite altas producciones de carne o leche, siempre que esté acompañada de sales minerales y una fuente fibrosa apropiada.

- Raicilla o pellet de cebada (brote de malta): las malterías tienen un subproducto llamado raicilla o pellet de cebada (brote de malta), que es el residuo posterior de la germinación de la cebada y la extracción de la malta.

La industria ofrece dos variedades: tipo A, compuesto por raicillas de cebada y grano de menor calibre que escapa de la zaranda; y tipo B, integrado por grano partido, material extraño y polvo.

De las dos presentaciones, la más aconsejada es el pellet tipo A, que tiene un nivel proteico que varía del 20 al 26% y un adecuado nivel de energía (alrededor de un 75% de digestibilidad y cerca de un 30% de almidón). El pellet tipo B tiene un menor nivel proteico (entre el 18 y 20%) y energético (digestibilidad del 70% y almidón de hasta un 20%).

La raicilla tipo A es considerada uno de los mejores alimentos balanceados naturales que existen en el mundo para cualquier categoría de animales (terneros de destete precoz, destete anticipado, engorde, crianza artificial de tambo, vacas lecheras, etcétera), debiéndosele agregar únicamente sales vitamínico-minerales. Si se quiere engrasar a los animales, habría que incorporar algún grano de cereal a la dieta para reforzar el consumo de almidón.

 https://www.defrentealcampo.com.ar/wp-content/uploads/2017/10/bagazo-de-cebada-min-678x381.jpg

- Poroto de soja “cruda” y sojilla: en la medida en que se suministre poroto de soja cruda, sojilla o cáscara de soja hasta el 0,3% del peso vivo, se puede emplear cualquiera de ellos sin ningún tipo de problema.

Esta clase de subproductos tiene un alto contenido proteico (30 a 34%) y energético (digestibilidad entre 70 y 75 %, que representa 2,5 a 2,7 megacalorías de energía metabolizable por kilo de MS). Además, contienen grasas y un nivel adecuado de minerales.

Al igual que el pellet de girasol, al poroto de soja cruda o sojilla se lo puede emplear en todas las categorías de animales, siempre y cuando se lo acompañe con granos de cereal que mejoren el nivel energético de la dieta.

 

Otros suplementos proteicos

Cada región de la Argentina se caracteriza por la presencia de suplementos proteicos que promueven excelentes resultados sobre la producción de carne o leche como pellet o harina de soja (40-45%), torta de soja (35-38%), harina de maní (50-52%), copos de sorgo (24-28%), semilla de algodón (22-25%), harina de algodón (38-42%), corn gluten feed (21-25%) y corn gluten meal (41-60%). En todos los casos se deben hacer las correcciones pertinentes a la hora de formular las dietas y agregar alguna fuente energética, como granos de cereal.

- Fuentes fibrosas (rollos, silajes o pastos naturales): a la hora de decidir cuál es la mejor fuente fibrosa para usar ante eventos climáticos negativos, se debe evaluar la magnitud del estado de “emergencia” en que se encuentra el campo, la disponibilidad o no de reservas forrajeras (henos o silajes de planta entera) y la situación financiera de la empresa. No obstante, si en el campo no hay silaje, se debe desechar esta reserva porque es algo que no se puede comprar. Por lo tanto, todo se resumirá a la compra de rollos (henos) como la única alternativa posible; sin embargo, no está sola.

A partir de información generada en condiciones de extrema sequía, hemos evaluado diferentes fuentes fibrosas, desde rollos de buena a mala calidad hasta pastos naturales (paja vizcachera y pasto puna). En todos los casos, hemos tenido excelentes resultados en producción de carne con las dietas de rollos de regular a baja calidad y hasta pastos naturales.

Desde ya que estos forrajes conservados de menor calidad aportaron, exclusivamente, fibra. Gracias a esta última, se lograron emplear altas proporciones de concentrados en la dieta sin ningún problema en la salud de los animales (acidosis). La fibra promueve una mayor masticación (efecto mecánico), y con ella se genera una alta cantidad de saliva que en el rumen, a partir de sustancias amortiguadoras o buffer (fosfatos y carbonatos), evita un descenso brusco de la acidez y que se produzca una caída de la producción (carne o leche) hasta la muerte del animal.

La composición de las fuentes fibrosas de menor calidad (rollos de rastrojo o cola de maíz, sorgo granífero o forrajero) tienen, en término medio, un nivel de MS entre 86 y 90%, de PB entre 4 y 6%, de digestibilidad entre 45 y 55% FND entre 65 y 75%. Además, se pueden conseguir a menor precio, algo muy importante ante situaciones de crisis (climáticas y/o financieras).

El rollo de cola (rastrojo) de soja es muy variable, puede tener algunos parámetros mejores (proteína) y otros peores (digestibilidad), dependiendo de la cantidad de hojas y chauchas secas que tenga. Por su parte, los rollos de mijo, moha, cebada o avena, pueden tener cualidades mejores, de acuerdo al estado de madurez del cultivo al momento de corte.

Como producto de diferentes trabajos, se ha determinado que el mejor momento de calidad del rollo es cuando se corta la planta con la panoja, espiga embuchada o recién emergida. Todos los parámetros son significativamente superiores (proteína entre 15 y 18% y digestibilidad entre 75 y 78%) respecto al corte, como se lo acostumbra hacer, con grano lechoso a duro (proteína de 8 a 12%, digestibilidad de 65 a 72% y almidón de 10 a 15%).

Cuando se desea hacer un silaje de planta entera con cualquiera de estos cultivos, el único inconveniente que tiene es el bajo nivel de MS (20 a 24%). Por este motivo, lo ideal es cortarlos en estado fenológico, como si estuvieran por hacer rollos. Con esta técnica, se los deja orear en el potrero unas horas hasta que se eleve la MS a 30 o 35% y luego se debe picar con un recolector.

 

Dietas para bovinos de carne

La fuente fibrosa mejor utilizada en la elaboración de las distintas dietas de los bovinos para carne fue el rollo de cola de cosecha, que resulta una alternativa viable en la mayoría de los sistemas. Aquellos campos que tienen silaje de planta entera pueden usarlo, haciendo la conversión correspondiente en kilos de MS por animal por día, sabiendo que se puede obtener una mayor respuesta productiva.

En el caso de no tener ni una ni otra reserva, se puede utilizar algún potrero con pastos naturales que haya en el campo.

- Vacas de cría “preñadas sin ternero al pie” (en mantenimiento)

  • Peso vivo: ± 400 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 0 g/cabeza/día
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 2,5 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 4 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 0,85 US$/cabeza/día

- Vacas de cría “preñadas” (recuperando estado)

  • Peso vivo: ± 400 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 0,5 kg/cabeza/día
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 3 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 2 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 6 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,17 US$/cabeza/día

- Terneros de destete

  • Peso vivo: ± 200 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 0,5 kg/cabeza/día
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 3 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 2 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 0,77 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,5 US$/kg

Vaquillonas de reposición

  • Peso vivo: ± 250 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 0,7 kg/cabeza/día
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 3 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 2 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 0,91 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,3 US$/kg

Engorde de vacas de descarte (vacías)

  • Peso vivo: ± 350 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 1kg/cabeza/día
  • Duración del engorde: ± 90 días
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 5 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 3 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,17 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,17 US$/kg

Toros (previo y durante el servicio)

  • Peso vivo: ± 600 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 0,5 kg/cabeza/día
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 4 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 2 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 7 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,34 US$/cabeza/día

Novillitos (terminación a corral)

  • Peso vivo: ± 275 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 1,10 kg/cabeza/día
  • Duración del engorde: ± 90 días
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 6 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 2 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,15 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,05 US$/kg

Novillitos (terminación a corral)

  • Peso vivo: ± 325 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 1,10 kg/cabeza/día
  • Duración del engorde: ± 90 días
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 7 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 2 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,28 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,16 US$/kg

Novillos (terminación a corral)

  • Peso vivo: ± 380 kg/animal
  • Ganancia diaria de peso “estimada”: 1,10 kg/cabeza/día
  • Duración del engorde: ± 90 días
  • Dieta: grano de cereal (cualquiera) ± 8 kg cabeza/día
  • Raicilla o pellet de cebada (o su equivalente): ± 1,5 kg cabeza/día
  • Fuente fibrosa (rollo): ± 2 kg cabeza/día
  • Sales minerales: a voluntad
  • Costo de alimentación por día: ± 1,41 US$/cabeza/día
  • Costo “parcial” por kg de carne producida: ± 1,28 US$/kg

 

Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA)