Lunes 18 de Noviembre de 2019

Pasos para sobreponerse a un fracaso

Ser consciente del diálogo interno, pedir apoyo, tomarse un tiempo, escribir y hacer buenas preguntas son ejes fundamentales para transformar una derrota en un aprendizaje

Pasos para sobreponerse a un fracaso
miércoles 14 de noviembre de 2018

La vida empresarial tiene sus puntos altos y bajos. Por más capaces que seamos, el fracaso en algún punto es inevitable. Lo importante es no verlo como el fin del mundo, sino como una oportunidad de aprendizaje. Eludirlo es casi imposible, pero reponerse a ese revés puede garantizarnos el éxito para la próxima vez que volvamos a intentarlo.

Si uno fracasa, hay dos caminos a seguir. El primero (y menos recomendable) es permitir que eso reduzca nuestra confianza, motivación y energía; o el segundo, que implica levantarse y dar vuelta la página. Tomar lo aprendido como una lección a futuro.

Para sobreponerse a un fracaso, es importante tener en cuenta los siguientes pasos:

1) Ser consciente del propio diálogo interno: caer en autocríticas negativas solo va a hacer que nos sintamos peor. No hay que ser duro con uno mismo. De todas formas, a ese diálogo interno peyorativo hay que escucharlo y darle un momento de empatía. Respirá e intentá felicitarte por algo que hayas hecho bien recientemente.

El año pasado, la Clínica Mayo de Minnesota (Estados Unidos) publicó un estudio llamado “Pensamiento positivo: detén los diálogos internos negativos para reducir el estrés”, en el que se demuestra que los diálogos internos adversos aumentan el estrés, reducen la expectativa de vida y producen daños a nivel cardiovascular. Además, se definen formas de reconocer el pensamiento negativo para poner en práctica el positivo.

2) Pedir ayuda: estar solo no sirve cuando estamos desanimados. Es necesario tener una red de personas de confianza para que, sobre todo en los momentos en los que estamos tristes, nos hagan sentir mejor. Esto es básico para el éxito. Tratá de juntarte con gente que te quiera, que no compita con vos y cuando sea necesario, pediles su apoyo.

También se puede considerar la opción de unirse a un grupo mastermind de emprendedores con mentes similares o de la misma industria. Un grupo mastermind se define como “un concepto de guía entre mentores colegas que se usa para ayudar a los miembros a resolver sus problemas con los consejos y la contribución de los demás”. Este concepto fue utilizado por primera vez en 1925 por Napoleon Hill en su libro “La ley del éxito”.

3) Descansá: a veces es necesario sacar la cabeza del negocio para ganar algo de perspectiva. Podés optar por tomarte un día libre y dedicarte a descansar. Cuando lográs darte descansos nutritivos los fracasos duelen menos.

El fundador de Apple, Steve Jobs, por ejemplo, se tomó un break de la actividad y cuando volvió, lo hizo más fuerte que nunca.

4) Llevá un diario: intentá escribir todos tus pensamientos en un diario. Se sentirá muy bien volcar todas las emociones y sentimientos en palabras. Escribir mejora el humor, sirve para manejar el estrés y disminuye los síntomas que pueden causar depresión. Además, mejora la memoria.

5) Hacé buenas preguntas: tratá de hacerte preguntas sobre aquello que te rodea, pero que tengan un significado. Por ejemplo: “¿Qué me está enseñando esto?, ¿hacia dónde pretendo ir?”. Cuando uno tiene dudas puede ver más allá del caos de la mente y conseguir claridad y perspectiva. Hacer buenas preguntas es un arte que te hace pensar diferente a los demás. Mike Vaughan, David Stork, Michael Stevens y Dan Moulthrop han dado charlas TED al respecto.

Cuando se trata de fracasos, hay que recordar que no estamos solos. Todos tienen días mejores que otros en sus negocios, pero la forma de manejarse ante las situaciones adversas es lo que va hacer que te recuperes y vuelvas a intentar.