Cómo conseguir que tu mente sea fuerte

Tener una propia definición de éxito, respetar a la competencia y reconocer las propias limitaciones, son fundamentales para ejercitar el cerebro

Cómo conseguir que tu mente sea fuerte
martes 20 de noviembre de 2018

Ejercitar la mente es uno de los pasos elementales para poder sobreponerse a un fracaso y evitar que una mala experiencia termine condicionando el futuro de tu empresa. A nivel mental, es muy importante estar preparado para cualquier tipo de circunstancia para poder garantizar el éxito. Después de todo, superar obstáculos es lo que va a volvernos más fuertes.

He aquí doce consejos con los que marcarás la diferencia:

1) Sé grato con lo que te rodea: en vez de reflexionar sobre lo malo que hay a tu alrededor, tratá de analizar lo positivo. Relajate y pensá en tres cosas por las que estés agradecido, ya sea el amor de tus seres queridos, como la posibilidad de tener un trabajo que te guste y te genere ganancias. También podés emplear un diario de gratitud e ir anotando todo lo bueno que te pasó durante el día.

2) Retrasar la gratitud hacia el otro: esto no quiere decir que no vayas a tener que decir gracias nunca más en tu vida, sino que en vez de decirlo apenas te conceden un favor, esperes un rato para estudiar los resultados y una vez conseguido el objetivo, des la merecida gratificación.

3) No tengas miedo a decir que no: aunque no lo creas, decir “no” es una de las situaciones más difíciles que atravesamos como personas. Cuanto más difícil le resulte a una persona negarse, más probabilidades tendrá de padecer estrés, agotamiento o hasta depresión. La gente mentalmente fuerte sabe dónde tiene que poner un límite: en lugar de decir siempre que “sí”, emplean el “no” para enfocarse en su propias metas.

4) Ganale a tu crítico interno: si creés que sos un fracaso vas a terminar fracasando. En vez de pensar que te va a ir mal, confiá en tus posibilidades. De todas maneras, no ignores tus pensamientos negativos; comparalos con los positivos para encontrar un equilibrio. En definitiva, en vez de castigarte, buscá la forma de mejorar.

5) Experimentá el dolor: quien es realmente fuerte es capaz de soportar una situación dolorosa, siempre y cuando haya un propósito. Un gran ejemplo de esto son los boxeadores, quienes se exponen a todo tipo de golpes con tal de conseguir un triunfo. “Sin dolor, no hay ganancia”, clama el dicho.

6) Gozá del miedo: en vez de asustarte, disfrutá de esa sensación de adrenalina que se vive cuando se tiene miedo. Las personas mentalmente fuertes no le huyen a sus temores, sino que más bien los provocan. En vez de paralizarlos, el pánico los saca de su zona de confort y les permite experimentar nuevas sensaciones. Además, los hace aprender sobre sus inseguridades.

7) Creá tu propia definición de éxito: lo que para una persona puede parecerle exitoso, a otra no. Tener una familia numerosa, en la que todos se quieran y abunde el amor puede ser irrelevante para algunos y todo un éxito para otros. No es un triunfador solo quien tiene un buen pasar económico y maneja el último auto importado. Lo importante es crear una propia definición de éxito que nos permita mantenernos positivos ante cada circunstancia de la vida.

8) Toma la responsabilidad de tus acciones: no culpes a otro cuando en tu empresa algo no está funcionando. Asumí las responsabilidades. Esto no solo va a impedir que el empleado sienta que tiene algún poder que en realidad no tiene, sino que también vas a evitar que por sentirse culpable empeore su rendimiento.

9) Sé realista: se positivo, pero siempre teniendo en cuenta que algo puede no llegar a funcionar. En resumen, no te confíes demasiado. Quien es mentalmente fuerte practica un optimismo realista, en el que toma en cuenta los desafíos que enfrenta y se concentra en lo que puede hacer para aceptar o superar lo que lo rodea.

10) Reconocé tus limitaciones: saber hasta dónde uno es capaz de seguir con tal de que un proyecto funcione, ser consciente de las propias debilidades y pedir ayuda no te convierten en un perdedor. Es más, se necesita mucho carácter para aceptar que no todo es posible en la vida. La vulnerabilidad es una cualidad que nos permite aprender y mejorar. A veces es necesario hacer un lado el ego para adquirir una perspectiva más clara.

11) No te compares: no hay nada más triste que analizarte a partir de los demás. No pierdas el tiempo comparándote con un amigo o colega más exitoso porque solo te va a causar un dolor de cabeza. Los celos y el resentimiento provocan sensaciones negativas que a la larga pueden afectarnos y sacarnos de eje. En cambio, apreciar sus triunfos y celebrarlos crea optimismo.

12) Respetá a la competencia: no le tengas miedo o resentimiento a tus competidores directos; por el contrario, respetalos. Ellos pueden ser grandes maestros y su experiencia puede ser de gran utilidad en el futuro.  

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: