Viernes 03 de Abril de 2020

Coaching: una herramienta clave para ser un buen líder

Cada vez son más los establecimientos que incorporan esta disciplina, vital para el desarrollo empresarial, en sus programas de estudio

Coaching: una herramienta clave para ser un buen líder
martes 11 de diciembre de 2018

El coaching, también llamado Entrenamiento Ejecutivo, es una disciplina relativamente nueva, que consiste en un proceso de cambio y aprendizaje continuo, que ayuda a las personas o miembros de un equipo a mejorar sus posibilidades. Además, les brinda las herramientas para funcionar de forma más eficiente en el ámbito personal, profesional y empresarial. Debido a que cada vez son más los interesados en interiorizarse en temáticas relacionadas al liderazgo, ya son muchos los establecimientos que optaron por incluirlo en sus programas de estudio o capacitación. 

Según Néstor Vázquez, vicerrector de Innovación, Investigación y Posgrado de la Universidad Siglo 21, se trata de una disciplina que busca ampliar la productividad laboral, que parte de la premisa de que se puede aprender a ser un buen líder. “Se convierte en un arma fuertísima desde dos aspectos: como jefe, te provee los recursos de escucha para ser facilitador del rendimiento del otro, y te permite conocerte más a vos mismo, a partir de ejercicios y reflexiones destinadas a buscar la inteligencia artificial”, asegura. Asimismo, afirma que las empresas están empezando a modificar la manera de seleccionar a sus jefes, ya que el mejor líder no es el que más sabe del tema, sino quien conduce al equipo al mejor resultado.

Ignacio Bossi, profesor de Habilidades Gerenciales y Liderazgo en Negociación de la Universidad del CEMA (Ucema), advierte que en su lugar de trabajo el coaching se enseña en cursos que aplican metodologías individuales y colectivas que incentivan el liderazgo. Para esto, designa un coach cada seis alumnos, quien se encarga de realizar un seguimiento individual, y realiza talleres grupales donde se utilizan diversos tipos de recursos didácticos. “Aprender por medio de talleres, donde se pueden realizar ejercicios de role playing y juegos en equipo, es clave para el negocio”, expresó.

En palabras de Guillermo Grünwaldt, director de la Escuela de Negocios de IDEA, la transformación digital y la innovación dentro de las organizaciones, obliga a las personas a cambiar su forma de ser. “La reinvención nos lleva a reinventarnos y generar una nueva identidad, con una propuesta de valor que sea percibida por el cliente. El coaching es una de las mejores prácticas para que los profesionales puedan adaptarse a las nuevas reglas”, comenta. Para esto, trabaja en la gestión emocional y conversacional, debido a que la base de todo negocio está ligada a la comunicación. “Todos estamos a unas cuantas conversaciones de lograr lo que queremos, pero por lo general somos malos gestionándolas. A muchos les cuesta hacer pedidos y generar impacto”, advierte.

Para Grünwaldt, las nuevas generaciones son fundamentales para erradicar los preconceptos vinculados a los miedos que se pueden generar a la hora de afrontar sus propias emociones, aunque a pesar de que tienen sentido de propósito, aún hay que descubrir qué los motiva. Es imposible medir los cambios en el comportamiento actitudinal en el corto o mediano plazo, ya que las personas no cambian de un día para el otro solo con un par de jornadas de capacitación.

En la Universidad Siglo 21 se propone una cursada de siete meses de duración, en la que participa un coach mentor cada diez personas, denominada Diplomatura en Liderazgo, Coach e Inteligencia Emocional. Desde su creación en 2015, hubo un cambio importante en cuando a la presencia generacional. Mientras en sus comienzos el promedio de los alumnos era de 40 años, cada vez son más los hombres cercanos a los 60 los que se interesan en interiorizarse en estas disciplinas, porque como dice la codirectora de la Diplomatura, Marisa Failla, el cambio trasciende lo laboral.

La consultora en Recursos Humanos, especialista en programas de transformación y liderazgo, cambio cultural, gestión de talento, coaching y procesos de aprendizaje, Andrea Liñan, sugiere que la premisa básica es mejorar la calidad de las conversaciones, para impactar en los resultados, debido a que el crecimiento de la demanda está relacionado con la diversidad de equipos dentro del contexto cambiante en el que imperan los valores VUCA-acrónimo de Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad. Según esta profesora de la Universidad Católica Argentina (UCA), quien trabaja con líderes que llegan para aprender a gestionar equipos diversos y capitanear los cambios que se dan en los negocios, es necesario cultivar la capacidad de aprendizaje. Para esto, en sus talleres se enfoca en casos reales. “El mayor reto es lograr la transferencia al espacio concreto en donde cada uno haga el puente con lo que les ocupa en su gestión”, opinó.

La única que ofrece una Maestría en Coaching y Cambio Organizacional es la Universidad del Salvador (USAL), con un programa de dos años, cuya meta es capacitar a graduados universitarios que quieran implementar competencias para gestionar el talento humano, sin basarse únicamente en la mirada de un referente, sino en la mirada del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y la neurociencia. El primer año se compone de un 60% de teoría y un 50% de práctica, proporción que se invierte en el segundo. Jorge Cámpora, su director, expresa que la maestría es un espacio a capacitar en procedimientos que optimicen la capacidad efectiva en el trabajo, que impacta en el liderazgo. “Apple no vale por su edificio, sino por las ideas que logran y ejecutan sus equipos”, confirma.

Ningún directivo puede cambiar su desempeño laboral si no realiza un cambio a nivel personal. Desde la USAL se confía en el desarrollo de la persona, promoviendo el bien común, aplicando los valores del autoconocimiento, la creatividad, el amor como estilo de vida y el heroísmo.