Cómo crear y establecer una empresa de productos personalizados

Para satisfacer las necesidades de los consumidores, que en la actualidad están buscando algo nuevo, único e irrepetible, es necesario innovar y personalizar

Cómo crear y establecer una empresa de productos personalizados
viernes 21 de diciembre de 2018

El fundador de Ford Motor Company, creador del revolucionario modelo T, Henry Ford, expresó a principios del siglo XX de manera irónica: “Los clientes pueden tener un auto del color que quieran, siempre que sea negro”. Los años pasaron y la tecnología avanzó, de modo que en la actualidad pensar que los consumidores están a la búsqueda de algo que no sea innovador sería erróneo. Hoy en día, la mayor parte de los clientes –en especial los adolescentes– quiere destacarse, por lo que es importante que las empresas le ofrezcan algo único que los distinga del resto.

Para acercarse a todo tipo de consumidores, muchas firmas están implementando las tendencias denominadas massclusivity o mass customization, que refieren a una “exclusividad hecha masiva”. Por ejemplo, la tienda sueca de fast fashion H&M lanzó en 2015 una colección cápsula con la casa de lujo francesa Balmain, que fue un éxito en ventas. Para lanzar la alianza, eligieron personalidades influyentes en los medios, que hicieron que las prendas se volvieran aún más populares. Al poco tiempo, otras marcas se sumaron.

Personalizar un producto o servicio es una respuesta al reto de conseguir nuevos clientes y nuevos huecos de mercado. Para ponerlo en práctica, es necesario tener en cuenta algunos consejos:

- No olvidar la clave psicológica: la comunicación constante a través de distintos canales, ya sean redes sociales o foros de queja, es fundamental para entender por qué nuestro cliente quiere el producto personalizado. Es necesario conocer detalladamente al consumidor.

- Añadirle valor: la personalización implica una estrategia de diferenciación ente la competencia, de modo que se manejarán costes más altos que repercutirán en el precio. Hay que pensar en cuál va a ser el valor añadido que tiene el producto o servicio, ya que será la razón por la que los potenciales clientes lo comprarán a un monto mayor.

- Definir el público: el producto puede estar dirigido a un cliente de alto poder adquisitivo, dispuesto a pagar lo que sea con tal de obtener algo hecho a su medida o un público de nivel económico inferior o más masivo, como el adolescente, que busca diferenciarse de los demás, creando su propio estilo.

- Establecer los precios: hay que analizar si va a repercutir en la economía del usuario, en la rentabilidad de la empresa y si realmente el consumidor está dispuesto a pagarlo. Es muy común aplicar los precios matemáticamente en relación a los costos, pero es una estrategia que no funciona a largo plazo. El precio debe estar lo más ajustado posible, debido a que representa la carta más importante en cuanto a la fidelidad y la obtención de nuevos clientes.

- Tener en cuenta las dificultades: al tratarse de un producto innovador, en el 99% de los casos serás el primero en plantear tu idea de negocio personalizado en el mercado, de manera tal que no tendrás un referente en quien fijarte, ni maestros a seguir. Se deberá pensar muy bien entonces cómo y con qué herramientas hacerlo. Aquí, cada emprendedor marca el camino y va aprendiendo con la práctica, así que hay que ser paciente.

- Rodeate de pares: puede que tu idea te contemple solo a vos como trabajador de la empresa, aunque a medida que vayas creciendo vas a necesitar un buen equipo humano a tu lado. Debés rodearte de las personas adecuadas, bien formadas y capacitadas, que conozcan el negocio. Personalizar implica un trabajo más manual, donde se necesitan más personas que máquinas.

- Sé original: un producto o servicio personalizado se convertirá enseguida en una idea novedosa y original. Los consumidores andan constantemente buscando propuestas, por lo que, en un principio, será necesario invertir algo de dinero en un buen plan de marketing y publicidad para que se haga popular.

- Apoyate en internet: nuestra propuesta debe ser presentada en una página web que tenga feedback con el público, que muestre la imagen de la marca y su seriedad. También se debería explicar lo más gráficamente posible en qué consiste el producto personalizado y cómo participa el cliente en su proceso de creación.

- Tené en cuenta la opinión del cliente: en la personalización no hay producto real hasta que el público final lo diseña. Para establecer un canal directo, rápido y ágil entre empresario y cliente, creá un espacio donde te puedan hacer preguntas y simular pedidos. Conocer al destinatario es un paso primordial para que tu idea llegue a buen puerto.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: