Domingo 23 de Febrero de 2020

Motivos por los que un líder puede realizar cualquier trabajo en una empresa

A medida que un empleado va creciendo dentro de una compañía, adquiere buena visión de lo que se necesita para administrar el negocio, porque estuvo en todos los puestos

Motivos por los que un líder puede realizar cualquier trabajo en una empresa
lunes 21 de enero de 2019

Cuando algunos piensan en la imagen de un CEO o líder de una empresa, en muchas oportunidades tienden a pensar que se trata de una persona que disfruta de una enorme oficina lujosa y cuenta con un asistente que le trae todo lo que necesita. Sin embargo, la mayoría de los jefes exitosos que se establecieron en grandes empresas o pymes, estarán de acuerdo al decir que esa visión dista mucho de la realidad. En verdad, ante de ocupar ese cargo, muchos tuvieron que trabajar muy duro para que creciera la compañía, haciendo aquellas tareas que nadie quiere que le toquen.

Cuando Ryan Rafols, fundador y CEO de Newchip, empezó, vivía y dormía en la misma oficina diminuta en la que pasaba horas y horas trabajando, mientras alquilaba su departamento en Airbnb para pagar las cuentas. Y si bien durante ese período extrañó su cama, su ducha y su cocina equipada, también se dio cuenta que ese sacrificio era lo que necesitaba para construir su empresa de inversiones con los pocos recursos con los que contaba.

Incluso, cuando la empresa comenzó a crecer y fue incorporando personal, Rafols afirma que en muchas oportunidades tuvo que limpiar él mismo la sala de conferencias después de las reuniones. Por eso, enfatiza en la importancia de comprender que el “liderazgo” tiene puntos altos y bajos. Por ejemplo: un día se puede cerrar un negocio millonario y al mismo tiempo estar haciendo trámites o pedir el delivery para la cena.

A pesar de las dificultades, lo más recomendable es ir escalando de a poco en una compañía, para poder comprender los aspectos fundamentales que se necesitan para administrarla. Con esta premisa en su mente, Rafols detalló una lista de cuatro razones para no tener miedo de ocupar cargos menores:

1) Muestra humildad: si existe algo que debe ser realizado sí o sí y nadie quiere hacerlo, hay que estar dispuesto a asumir el reto, sin importar cuán grande o pequeño sea. Al final del día, esta predisposición demuestra que uno es solidario y capaz de colaborar donde es necesario, y expone una humildad que crea una atmósfera ideal para el trabajo en equipo.

2) Quita la atención del título: el liderazgo no tiene nada que ver con la antigüedad, el rango o el derecho. Los grandes líderes no se preocupan por este tipo de cosas, porque el lanzamiento de un negocio requiere visión, ingenio, determinación y disposición. No solo le dicen al resto cómo trabajar, sino que modelan su comportamiento en todo lo que hacen, ya sea una tarea elevada como crear la visión del ADN de la compañía, o asuntos cotidianos como ayudar a un compañero o contestar una llamada telefónica.

3) Identifica obstáculos: los líderes suelen aprovechar al máximo su tiempo, ya que es valioso, pero escaso. Por esto, en la fase de ampliación de su negocio deben tener un buen pulso en todas las áreas para identificar los obstáculos y aspectos a modificar. Si un cliente tiene un problema, el líder debería solucionarlo. Esto permite que aprenda de primera mano sobre cualquier punto a mejorar y apoyará el crecimiento sostenible a largo plazo.

4) Ejercita: no existe un empresario exitoso que no haya derramado una gota de sudor. Siempre hay que exigirse al máximo y poner el cuerpo a cualquier hora.

En conclusión, desarrollar tareas menores puede no ser divertido, aunque proporciona información invaluable y genera enormes oportunidades de crecimiento personal. Dirigir una organización exitosa requiere de un líder que esté dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para que su equipo siga progresando.