Cómo compartir el espacio laboral con personas negativas

Evitar discusiones, mantenerse con la mentalidad positiva y comprender al otro puede ayudarte a que la actitud desafiante que tienen algunos de tus compañeros de trabajo no te genere malestar

Cómo compartir el espacio laboral con personas negativas
viernes 08 de febrero de 2019

En la mayoría de los lugares que frecuentamos en nuestra vida, pueden aparecer personas con mentalidad negativa y actitud desafiante que, independientemente de lo bueno que esté sucediendo alrededor, nos pueden hacer pasar malos momentos. Se trata de seres humanos que tienden a ver las cosas de una manera peyorativa, haciéndonos consumir una gran cantidad de energía y generándonos un desgaste que afecta las relaciones y reduce la productividad.

Una investigación realizada por el Framingham Heart Study de Framingham (Massachusetts, Estados Unidos) –que se dedica a estudiar los padecimientos coronarios– llegó a la conclusión de que cuando una persona está expuesta a alguien que permanentemente está produciendo estímulos negativos –como quejas, críticas, enojos, decepciones y frustraciones–, en el organismo humano se produce una reacción emocional similar a la del estrés extremo. Lo que quiere decir que cuanto  uno más tolera la situación, más rápidamente se va deteriorando la salud emocional y mental.

Como las personas negativas viven en estado de alerta y preocupación, su energía puede contagiarse si se comparte el mismo círculo íntimo. Hay distintos factores que pueden hacer que los pensamientos dañinos controlen a un ser a tal punto de no poder salir de esa condición, como cuestiones biológicas, que conviene que sean tratadas por especialistas. También el comportamiento puede deberse a situaciones de la vida que se desarrollaron en contextos traumáticos que no fueron resueltos,  o creencias que le fueron inculcadas en la infancia y se agravaron durante la adultez.

Lo importante es saber que este tipo de conductas, inconscientemente, provoca la naturalización de un estado interno negativo, a partir del cual se interpretarán todos los aspectos de la vida. Para neutralizar los efectos nocivos que este tipo de personas puede causar en nuestra salud, se recomienda lo siguiente:

1) Evitar discusiones: una característica muy común en las personas negativas es que constantemente están tratando de generar discusiones. Lo más aconsejable es evitar este tipo de situaciones, ya que de esta manera se anulará una parte de aquel comportamiento dañino.

2) Ser positivo: por más de que alguien se esfuerce en hacerte ver las cosas de una manera negativa, mantené a raya tus pensamientos, reforzando tu espíritu constructivo, innovador y positivo.

3) No querer cambiar al otro: es muy difícil cambiar la manera de ver la realidad de otras personas, de modo que lo más aconsejable es que vayas haciendo tu propio camino.

4) Tratar de comprender: en caso de que haya antecedentes que sirvan de puntapié para este tipo de conductas, ubicate en una posición comprensiva, que no connote lástima o victimice al otro. Sonreí.

5) Establecer límites: cuando alcances tu nivel de tolerancia máximo, establecé un código (a través de un gesto, una palabra o una acción) para ponerle un freno a la negatividad.

6) Eliminar los chantajes emocionales: puede pasar que este tipo de personas traten de generar en vos puntos de disputa si te ven equilibrado emocionalmente, para expandir su estado interno negativo. Si se da una situación así, mostrate terminante y no entres en ese juego perverso.

7) Procurar ayuda: intentá que tu compañero consulte sus problemas con un profesional, para mejorar la calidad su vida y la de todos los que lo rodean.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: