Domingo 23 de Febrero de 2020

Cómo establecer un balance entre trabajo y descanso que no afecte la productividad

Establecer una rutina que te permita realizar todas las tareas agendadas y tomarte un break para desconectarte y recargar energías, puede ser muy importante para rendir al máximo laboralmente

Cómo establecer un balance entre trabajo y descanso que no afecte la productividad
jueves 21 de febrero de 2019

Sin importar cuánto esfuerzo le pongamos a nuestra jornada laboral, ser productivo todo el tiempo es imposible. Tarde o temprano, aparecerá el cansancio, de modo que los niveles de energía bajarán y necesitarás un descanso. Una de las razones por las que las empresas de trabajo flexible son tan exitosas, es porque establecen esquemas con horarios específicos para que sus empleados sean más productivos, dándoles mayor libertad para detenerse y tomarse un break de ser necesario.

Para poder crear un programa que maximice la productividad e identifique cuándo alguien está perdiendo energía, hay que tener en cuenta ciertas cuestiones:

1) Delimitar el tiempo: una buena alternativa es bloquear porciones de tiempo de una o dos horas para trabajar ininterrumpidamente, concentrarse al 100% y alcanzar la productividad máxima. Lo importante aquí es mantenerse comprometido para entrar en ritmo e ignorar cualquier distracción o deseo que te haga dejar de trabajar.

2) Utilizar la tecnología: tanto usuarios de Android como de IOS pueden descargarse de sus tiendas móviles la aplicación Timeboxing, que sirve para asignar una cantidad de tiempo determinada a la finalización de una actividad específica. Es una herramienta que alienta a encontrar la forma más eficiente de terminar las tareas en un tiempo razonable. Además, sirve para mantenerse responsable, ya que se puede usar su calendario para rastrear las actividades y enviar notificaciones cuando deberían estar completas.

3) Saber cuándo desconectar: la mejor manera de optimizar la productividad en tiempo real es reconociendo cuándo se necesita tomar un descanso para reanudar la actividad más adelante, cuando uno esté más efectivo. Si una persona está luchando para concentrarse, le cuesta terminar tareas simples o comete muchos errores pequeños, se justifica que se tome unos minutos para recargar energía. También se puede considerar tomar un break cuando alguien esté agitado o estresado, debido a que este tipo de sentimientos no solo dañan la productividad, sino que pueden producir irritabilidad en el resto. Otro indicador de que alguien necesita un descanso es cuando le duelen los ojos. Es probable que esto signifique que estuvo demasiado tiempo mirando la pantalla de la computadora y le cause dolor de cabeza.

Lo más aconsejable es tomar el descanso cuando se está cansado, incluso si anteriormente se durmió varias horas. Esto puede aliviarse con actividad física, como una breve caminata por la cuadra. En cambio, si se experimentan síntomas porque no se durmió lo suficiente, es mejor cambiar los hábitos de sueño.

Independientemente de cómo uno se sienta, las personas deberían tomar un break cada 90 minutos o dos horas. Según datos científicos, cuando los humanos se desconcentran y les falta energía, un descanso de 15 minutos es fundamental para que el cerebro se consolide y retenga mejor la información.

4) Desconectar: lo más importante de un descanso, es que brinda la posibilidad de separar la jornada laboral. Llamar a reuniones durante el almuerzo o revisar el e-mail en tu caminata no te van a dar el rejuvenecimiento mental que hace que la pausa sea tan valiosa. Todos deberían aprovechar sus descansos para hacer lo que necesiten para relajarse y volver a trabajar con un rendimiento óptimo. Según los especialistas, hay actividades que facilitan este proceso:

- Hacer ejercicio: el ejercicio cardiovascular es un gran impulso para el funcionamiento mental. Hace que el cerebro libere endorfinas que combaten el estrés y produce una proteína que mejora la cognición y la memoria.

- Elongar: es un excelente complemento para el ejercicio, que sirve como una alternativa rápida y fácil para quienes no quieran sudar. Elongar mejora la flexibilidad y la postura, y ayuda a reducir y prevenir dolores en la espalda o cuello, que pueden causarse por estar horas sentados en el trabajo. Además, aumenta el flujo de sangre y alivia el estrés, especialmente cuando se hace a consciencia, a través del yoga.

- Comer saludable: comer un snack saludable cada tanto permite que nos mantengamos en forma a lo largo del día y evita que nos inclinemos hacia comidas azucaradas o cargadas de carbohidratos que pueden estresarnos. Los bocados ricos en fibra y nutrientes, como frutas, verduras o semillas, proporcionan energía sostenida, en tanto que ingestas con alto contenido proteico, como las nueces y las legumbres, brindan aminoácidos que ayudan a aumentar la concentración y el estado de alerta.

Hagas lo que hagas, asegúrate de ser constante para que tu cuerpo y tu mente puedan seguir el ritmo. Con la libertad, llegan las responsabilidades. Administrar el horario propio y garantizar que sea lo más productivo posible es una gran responsabilidad.