Miércoles 05 de Agosto de 2020

¿Cómo evitar que el comportamiento molesto de compañeros afecte nuestro rendimiento?

Existen ciertos hábitos de nuestros colegas que pueden llegar a irritarnos. Lo importante es no perder el control y cambiar la forma de reaccionar ante ellos

¿Cómo evitar que el comportamiento molesto de compañeros afecte nuestro rendimiento?
lunes 25 de febrero de 2019

Cuando se está trabajando, surgen muchísimas preocupaciones relacionadas a nuestro rendimiento, la satisfacción de los clientes o la rentabilidad del negocio. Por ende, irritarse ante los comportamientos o los hábitos molestos de ciertos colegas es todo un obstáculo si se quieren cumplir los objetivos. Si tenés un compañero que habla con la boca llena, hace sonidos con sus dientes o realiza acciones que te provocan, tranquilízate y tratá de continuar con tus tareas, cambiando tu visión general sobre estas acciones.

¿Cómo lograrlo?

1) Tomá el control: tratá de encontrar un punto de control interno para mantenerte al margen de los eventos que te rodean. Si te enojás ante una situación que te supera, seguí su flujo y relájate. Las acciones de tus compañeros que te molestan pueden ser algo que no puedas cambiar; lo que sí se puede es modificar la manera de reaccionar ante ellas. Si necesitás tomarte unos minutos para caminar por la oficina y tranquilizarte, hacelo y recordá que podés levantarte cuando lo necesites. Ese recordatorio servirá para que sientas que tenés el control. Otra manera de hacerlo es dándole al colega algún apodo que se centre en algo positivo, para que cada vez que lo veas pienses en algo bueno en vez de irritarte.

2) Cambiá tus motivaciones: según estudios, el sistema motivacional de los seres humanos puede centrarse en resultados positivos o negativos, de acuerdo a la personalidad de cada uno. Si los aspectos negativos del resto son los que más te llaman la atención, realizá tareas que involucren la búsqueda de resultados positivos y cambiá tu punto de vista. Si sabés que vas a encontrarte con alguien que te molesta, tratá de encontrarle algo, aunque sea mínimo, que te haga verlo con mejores ojos. Así, vas a estar minimizando los factores que te frustran.

3) Enfocate en vos mismo: los hábitos que considerás molestos en otras personas seguramente no sean parte de tu comportamiento diario. De todas maneras, tenés que tener en cuenta que hay aspectos tuyos que pueden alterar al resto.

Cuando sientas que el nivel de frustración ante un colega va en aumento, pensá qué deberías cambiar para ser un mejor compañero y concentrate en redirigir la energía en vos mismo.