Jueves 23 de Enero de 2020

Amazon implementará medidas para reducir el impacto ambiental

Debido a la presión de trabajadores y accionistas, la empresa estadounidense tratará de convertir la mitad de sus envíos en carbono neutral para 2030

Amazon implementará medidas para reducir el impacto ambiental
martes 26 de febrero de 2019

Ya que Amazon es uno de los minoristas más grandes del mundo y realiza numerosos envíos a distintos puntos del planeta a lo largo de los 365 días del año, está dejando una enorme huella de carbono que está causando importantes daños en el medioambiente. Para contrarrestar los efectos negativos, la empresa dirigida por Jeff Bezos planea ejecutar medidas para que de acá a 2030 la mitad de los envíos estén libres o neutros de carbono.

Según Amazon, el proyecto de “Envío Cero” es factible porque la tecnología de transporte está cambiando notablemente. “Creo que estamos comenzando una transformación de la industria del trasporte y la logística general que va a cambiar el mercado”, asegura John Hodges, gerente y director de BSR, una organización sin fines de lucro que trabaja con empresas para ayudarlas a construir un futuro más sostenible. Cabe destacar que Amazon colabora con ellos a través de su iniciativa para el futuro de los combustibles, denominada “Future of Fuels”.

Como en el período reciente el costo de las baterías bajó, se pueden conseguir camiones de distribución eléctrica a precios similares que los que funcionan con diesel o nafta. Asimismo, compañías como UPS están comenzando a cambiar sus vehículos, mientras que otros minoristas, como Ikea también se plantearon el objetivo de llegar a cero emisiones. A su vez, los combustibles para reactores alternativos –incluido el que está hecho de emisiones– son cada vez más usados para mejorar los residuos de la aviación.

De todas maneras, esto no significa que en los próximos años los pedidos llegarán a través de buques o camiones de carga eléctrica o aviones de cero emisiones, porque es probable que la transición se produzca de manera desigual y requiera mucho tiempo. Además, no está clara la cantidad de huellas de envíos que se puede reducir para alcanzar el objetivo para 2030, ni cuánto se necesitará para depender de las compensaciones de carbono –como las plantaciones de árboles– para lograr la meta. Tampoco se sabe si el objetivo se aplicará únicamente para los productos que Amazon vende o si también abarcará los artículos que comercializan terceros a través de la plataforma.

“En cualquiera de los casos es un buen comienzo”, afirma John Mixon, ex empleado de Amazon, que formó parte de un grupo de accionistas que a finales de 2018 solicitó que la empresa lanzara un plan para abordar el cambio climático, que se llevará a votación en los próximos meses.

Desde la compañía declararon que las iniciativas no fueron impulsadas por pedido de los empleados, aunque Mixon especula con que las presiones ejercieron un rol central en la decisión. “Creo que, como mínimo, el momento del anuncio fue impulsado por los trabajadores de tecnología de la compañía. Ahora, están haciendo algo con lo que se pueden sentir alineados filosóficamente y los hace irse a dormir tranquilos”, expresa.

A pesar de todo, si bien Mixon celebra el plan de Envío Cero, espera que se pueda ir aún más lejos, porque llegar a niveles de carbono cero implicará que Amazon dependa de compensaciones de carbono, ya que las entregas continuarán siendo impulsadas por combustibles fósiles.

“Estamos esperando que se realicen inversiones significativas en la transición del transporte lejos de combustibles fósiles, sin depender de las compensaciones de carbono, porque no reducen la contaminación de forma efectiva”, concluye.