Domingo 23 de Febrero de 2020

Cómo lograr que tu ambiente laboral sea lo más productivo posible

Una doctora en filosofía polaca delimitó dos simples pasos para mejorar el rendimiento y el estado de ánimo en los lugares de trabajo

Cómo lograr que tu ambiente laboral sea lo más productivo posible
jueves 07 de marzo de 2019

Existe una infinidad de herramientas externas para mejorar la productividad en el trabajo. Sin embargo, si nuestro espacio laboral es ruidoso y está desordenado o en malas condiciones, es muy difícil centrarse de manera total, de modo que se pueden producir descuidos no intencionales. Para lograr un buen rendimiento, la doctora en filosofía polaca Anja Jamrozik, –quien tras graduarse en los Estados Unidos, se desempeña como consultora de la empresa proveedora de espacios de trabajo flexibles canadiense, Breather– delimitó dos simples pasos que cualquiera puede implementar.

1) Adaptar el espacio a las tareas: antes que nada, hay que prestarle atención al tipo de tarea que se está realizando, para evaluar si el ambiente laboral es el indicado para desarrollarla. Según Jamrozik, hay espacios específicos para cada labor.

“Es más fácil entender esto pensando en el ambiente del hogar. No pondrías tu oficina junto con el lavadero. Para lograr un trabajo enfocado y colaborativo, se necesitan espacios que prioricen y optimicen la configuración de cada uno”, detalla.

Contar con diferentes lugares para distintos tipos de tareas puede aumentar la satisfacción y el rendimiento. “Aprovechá lo que tenés y movete en un área que se ajuste a lo que estás haciendo”, precisa la especialista.

2) Buscar comodidad: el segundo paso es observar si el ambiente es cómodo. Todos los seres humanos tienden a desempeñarse mejor estando a gusto, de modo que hay varios elementos a tener en cuenta.

Primero que nada está la temperatura. Si hace frío, por ejemplo, podemos pasar todo el día pensando en ello, lo que a la larga, termina afectando nuestra manera de trabajar. Si uno no puede controlar la temperatura de la oficina, se recomienda crear un entorno propio, llevando un elemento de calefacción personal (como una bolsa de agua caliente) o un ventilador USB, en caso de que haga calor.

Luego, figura la iluminación. En el caso que haya que lidiar con el deslumbramiento, puede que surja algún dolor de cabeza que impida la concentración. “La iluminación puede optimizar el espacio de trabajo y crear sensaciones de alerta”, indica Jamrozik.

Según un estudio reciente, lo que más beneficia el rendimiento es colocar una bombilla de luz blanca cálida que aumente los niveles de alerta o que cada uno se vaya moviendo para lograr mayor comodidad.

De acuerdo a un estudio publicado por el Diario de Psicología Experimental, colocar plantas en el escritorio puede mejorar la performance de los empleados en un 15%.

“Si no tenés algo verde, elementos que te recuerden a la naturaleza pueden producir el mismo efecto”, asegura la profesional.

Otro aspecto que aumenta la productividad es personalizar el lugar que ocupa cada uno en la oficina con fotos o recuerdos, aunque finalmente, todo dependerá de que evitemos el desorden y mantengamos el ambiente limpio.