Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Cómo eliminar los comportamientos agresivos y discriminatorios que afectan la productividad

Aunque pueden ser involuntarios, no por eso son menos perjudiciales para el destinatario, ya que la respuesta a una agresión consume energía cognitiva y emocional que podría usarse en el trabajo

Cómo eliminar los comportamientos agresivos y discriminatorios que afectan la productividad
lunes 15 de abril de 2019

Muchas empresas están adoptando un enfoque integral a la hora de reclutar y retener a los empleados. Sin embargo, la ignorancia o el descuido pueden estar marchitando sus esfuerzos con las mujeres, las personas de color y las personas LGBTQ –acrónimo de lesbiana, gay, bisexual, transgénero y queer–.

La consultora Gina C. Torino, profesora de Psicología en el Empire State College en Staten Island (Nueva York), sostuvo que el maltrato verbal o un mal comportamiento con respecto a miembros de grupos marginados, puede generar problemas en el trabajo. El mismo puede ser involuntario, pero no por eso menos perjudicial para su destinatario.

Teniendo en cuenta que el lugar de trabajo no es inmune a los prejuicios que existen en la sociedad, es fundamental tratar el problema en un contexto más amplio; no se puede tratar esta circunstancia como un simple problema laboral, ya que ese tipo de comportamientos se experimentan a diario en la vida cotidiana. Y como, más de una vez, la persona que prejuzga no se da cuenta de que lo está haciendo, la que recibe el mensaje tiene pocas maneras de solucionarlo sin que parezca que su reacción es exagerada.

Faye Wattleton, la primera mujer afroamericana en ser presidenta de Planned Parenthood, manifestó que estas “sutilezas” son más dañinas porque no se pueden enfrentar directamente, es decir, no es un problema de fácil solución. Cuando un colega evita a otro, sea por un sesgo o por el motivo que sea, el rendimiento y la productividad en el trabajo se pueden ver afectados.

Stephen M. Paskoff, CEO y presidente de ELI, una empresa de capacitación contra el maltrato en el trabajo, expresó: “Una de las preguntas que les hago a los grupos es: ¿Quién hace su mejor trabajo cuando son ignorados, humillados, no escuchados, burlados, tratados de una forma distinta que los hace sentir incómodos en su equipo? Esas son todas variaciones de lo que podríamos llamar microagresiones”. Y agregó: “Hemos preparado a las personas para que se centren en lo descarado e ilegal, sin reconocer que esas agresiones pueden ser igual de malignas”.

La respuesta a una agresión consume energía cognitiva y emocional que podría usarse en el trabajo. De acuerdo a una encuesta efectuada en 2016 por la consultora Ultimate Software, seis de cada diez empleados dejan su trabajo de manera inmediata si se sienten emocionalmente inseguros, con lo cual los comentarios y comportamientos de este tipo también podrían afectar su volumen de negocios.

Según los especialistas, una de las maneras más eficientes en que las empresas, y los individuos en general, pueden disminuir y eliminar las microagresiones es a través del fomento de la conciencia de conducta. Cuando sos capaz de crear un entorno donde las personas pueden aprender sobre su mal comportamiento, fomentás la comunicación para que eso cambie, en vez de quedarte con una actitud defensiva.