Miércoles 30 de Septiembre de 2020

Cómo organizar tu escritorio (y tu vida)

El hábito de ordenar inmediatamente después de producido el desorden puede ayudarte a evitar caer en un acumulamiento que afecte tu productividad y creatividad

Cómo organizar tu escritorio (y tu vida)
martes 30 de abril de 2019

Es muy común que, en la oficina, se acumulen tareas, proyectos, informes y, por consiguiente, los papeles en el escritorio y los archivos en la computadora. Es muy importante aprender a administrarlos y organizarlos para que, el caos que pueda producir el desorden, no afecte la productividad ni la creatividad.

Una de las Leyes de Correspondencia del budismo sostiene que todo lo que se siente en el interior de uno se manifiesta en el exterior de alguna forma. Por ello, el acumulamiento de cosas se relaciona con diferentes tipos de miedos (al cambio, al sentirse olvidado) y a una confusión interna, sumada a la falta de foco en lo esencial.

Tal como sostiene la filosofía oriental, toda energía sin canalizar se estanca. Para que esto no ocurra, es necesario accionar sobre el desorden externo; de esta forma, te sentirás más libre, enfocado y disponible, con mayor capacidad de almacenamiento para nuevas experiencias.

Si bien no tiene nada de malo ser un poco desordenado de vez en cuando, se convierte en un problema cuando se torna algo patológico, recurrente y sostenido en el tiempo. Acumular papeles y tareas es sinónimo de falta de responsabilidad o habilidad para gestionar asuntos.

Para que el orden se convierta en hábito, una recomendación es ordenar inmediatamente después de producido el desorden. Por ejemplo, si el tiempo que te llevará ordenar es menos de un minuto, hacelo en el momento; si te llevará hasta cinco minutos, podés realizarlo dentro de la hora siguiente; en tanto, si el orden te tomará hasta media hora, podés programarlo para realizarlo en otro momento dentro del día.

Es importante que el escritorio se encuentre limpio y ordenado; para eso, clasificá los papeles en carpetas bien rotuladas, los tarjeteros y contactos digitales mantenelos en orden alfabético, e ingresá todos los datos a tu computadora bajo un mismo sistema. Es recomendable realizar una limpieza completa dos veces al año.