Viernes 22 de Noviembre de 2019

¿Qué es y a qué se dedica un GeFe?

El trabajo de un Gerente de Felicidad puede ser vital para crear entornos de trabajo participativos, donde los empleados mejoren notablemente sus niveles de creatividad y productividad

¿Qué es y a qué se dedica un GeFe?
domingo 12 de mayo de 2019

Debido a los cambios que se produjeron en los últimos años en relación al mercado laboral –el surgimiento de nuevas carreras, la convivencia de personal de diferentes generaciones, los avances tecnológicos y la valorización de capacidades que antiguamente eran menospreciadas–, tanto pequeñas, medianas como grandes empresas, están empezando a incorporar en sus staffs a la figura del GeFe, un empleado que se dedica a crear entornos de mayor bienestar para todos los integrantes de una compañía.

El GeFe, también conocido como Gerente de Felicidad o Gestor de Felicidad, es alguien que se encarga de desarrollar, sostener e impulsar el bienestar interno de una empresa, con el objetivo de lograr que los empleados se sientan lo más a gusto posible y traduzcan esa “felicidad” en una mayor productividad, que estimule el surgimiento de sus capacidades creativas.

Si bien desde siempre fue importante que los trabajadores se sientan contentos en el lugar donde se desempeñan, la inclusión de nuevas generaciones de empleados y las brechas multiculturales que irrumpieron últimamente, hizo del tema de la felicidad un eje central, que promueve la permanencia de las personas en sus puestos y previene situaciones de estrés y malestar fuera del ambiente laboral.

A diferencia de un encargado de Recursos Humanos (RR.HH), un GeFe posee una marcada actitud de servicio, cercanía y empatía con sus compañeros, habilidades blandas desarrolladas (comunicación, entendimiento e inteligencia emocional) y tiene conocimientos sobre negociación, coaching y counselling. Además, es una persona creativa e innovadora, que sabe sobre aspectos duros como liquidaciones de sueldo, negociaciones de salarios, relaciones laborales en el sentido tradicional y administración de personas.

Un GeFe entiende como se deben armar y potenciar los equipos, y crea espacios de intercambio de experiencia que mejoran el clima interno. Por lo general, interactúa con todas las áreas de una firma y no necesariamente debe reportar su labor con el sector de RR.HH, sino que tiene cierta independencia y contacto directo con los altos gerentes para generar entornos participativos y distendidos. Entre sus tareas, lo fundamental es que estimule la conexión entre las distintas generaciones que conviven en el área de trabajo, desarrollar programas que apunten al bienestar general y ayudar a co-crear una realidad más equitativa entre la vida personal y profesional de sus compañeros. Vale aclarar que el clima laboral es el entorno en el que los seres humanos desarrollan sus tareas, que incluye lo físico (espacio, iluminación, mobiliario y distribución) y lo humano (políticas, metas, estructura organizacional y estímulos).

Para lograr mayor felicidad en un trabajo, es necesario diseñar programas estratégicos que se encarguen de la misma. Para algunos jefes, esto significa hacer acciones sueltas, como colocar una cartelera optimista en un sitio concurrido, instalar juegos o delimitar áreas de descanso; de todas maneras, la realidad demuestra que hace falta más que una escenografía vistosa para que alguien se sienta feliz, de modo que el papel del Gestores de Felicidad es sumamente importante.

Los GeFes surgen de la búsqueda de equilibrio entre el mundo personal y profesional, que aparece debido a que lo laboral se hizo cada vez más exigente. Lo fundamental es reconocer que se requiere un cambio desde la conducción de las compañías, porque la felicidad es algo que muta constantemente.

Entre los beneficios de invertir en felicidad laboral, aparecen los siguientes:

- Crea mayor consistencia en lo que se hace cotidianamente.

- Ayuda a encontrarle sentido y propósito al trabajo.

- Mantiene vivo el espíritu de colaboración.

- Establece estrategias útiles para afrontar procesos difíciles.

- Mejora y optimiza espacios.

- Aporta visiones nuevas a partir del feedback que brindan los colaboradores.

- Sirve para que la empresa se comunique mejor.

- Crea canales de diálogo diversos a los de las áreas de RR.HH.

- Vela por el mayor bienestar compartido entre todos los trabajadores.

- Clarifica momentos de confusión o tensión.

- Articula programas internos y externos que contribuyen a la captación y retención de talento.

- Promueve buenas prácticas corporativas de cuidado de los empleados.

- Analiza los niveles de felicidad dentro de una firma a partir de índices, informes, encuestas y metodologías útiles.

Cualquiera puede ser su propio GeFe, porque la felicidad en el trabajo depende de cada uno. Aunque un empleado le pida demasiado al lugar donde trabaja, es él quien debe mantenerse feliz con su realidad laboral y la de su entorno. Todas las empresas pueden fomentar y desarrollar la felicidad, ya que es algo tangible y posible, que produce resultados positivos notables en muy poco tiempo.