Lunes 24 de Febrero de 2020

¿Cómo lograr que un plan de coaching funcione en poco tiempo?

Desarrollar habilidades de comunicación, que ayuden a mejorar la cohesión de los equipos, es fundamental para crear ambientes laborales productivos y eficaces

¿Cómo lograr que un plan de coaching funcione en poco tiempo?
viernes 17 de mayo de 2019

Desarrollar una estrategia de coaching organizacional dentro de una oficina, es un paso fundamental para mejorar y plantear soluciones a los problemas que inevitablemente surgen en las empresas con el paso del tiempo. Delimitar equipos de trabajo que tengan como meta establecer relaciones laborales productivas y promuevan prácticas superadoras de comunicación y cooperación, puede aumentar y elevar los niveles de rendimiento en poco tiempo, a partir de acciones simples y concretas.

El hecho de plantear la necesidad de implementar un programa de coaching de equipos, implica comprender la diferencia entre grupo y equipo, que establece que pertenecer a una misma compañía o sector, no se traduce obligatoriamente en un buen funcionamiento. La cultura de trabajo en equipo es algo que se adquiere y nutre con el tiempo, cuando las personas que se sienten parte de la firma toman compromiso activo en la toma de decisiones, ejecución de ideas y aporte de nuevas propuestas. Es decir, que para lograr buenos resultados, tiene que existir un buen nivel de confianza en las habilidades de cada miembro del equipo, además de motivaciones y ganas de aprender.

Para crear un foco de equipo, es necesario revisar detalladamente lo que aporta cada integrante; o sea, hacer un mapa de la situación que los ubique en el lugar donde están parados y que resuma hacia dónde quieren ir. Una vez ahí, se deberían empezar a revisar y construir las habilidades más importantes para el funcionamiento en conjunto.

Cuando una empresa se propone optimizar el desempeño de sus equipos, muchas veces les pide que cambien su estructura de manera total. Si lo que se busca es armar un ambiente que no sea caótico, lo mejor es emplear un coaching organizacional para toda la firma, ya que cada sector y sus colaboradores precisan funcionar enlazados con los demás. En este sentido, es menester evaluar cuál es el alcance que se le quiere dar al trabajo del coaching, para que la organización completa se alinee en un mismo camino.

Además, se debería delimitar qué corriente se va a ejecutar, debido a que esto –sumado a la experiencia del tutor- determinará los resultados que se obtengan. Lo más recomendable, es escoger un coaching que genere resultados en poco tiempo y que dichos logros puedan ser sostenidos en el largo plazo.

Una vez que se decide encarar un programa de coaching por equipos, se debe alentar a quienes estén en una misma sintonía comunicacional y motivacional a que consigan los mejores resultados. Según el experto en alto gerenciamiento, Daniel Colombo, existe una serie de herramientas a aplicar dentro de las empresas que hacen posible el objetivo:

1- Coaching de equipos: es uno de los más comunes dentro del ámbito empresarial, ya que se utiliza para optimizar la forma en que los grupos de personas se transforman en un equipo de enfoque. Busca que los miembros tengan una actitud abierta hacia los otros, de manera que la comunicación fluya y la productividad aumente. Una buena forma de ejecutar el endo-coaching (coaching puertas adentro) es aprendiendo habilidades comunicativas, que puedan ser transferidas a los miembros de los equipos para que mejoren su rendimiento.

2- Coaching de liderazgo: promueve los perfiles de líderes por sobre los de jefes. Un líder es alguien que tiene la confianza suficiente para tomar decisiones por sí mismo, siempre y cuando el objetivo final sea mejorar el equipo y el ambiente laboral. Para un ejecutivo que sabe conversar y entiende los roles que ocupan los integrantes dentro de una empresa, esta tarea es muy sencilla; si por el contrario, la persona no sabe cómo dialogar o no se ve como un referente, deberá tomar el ejemplo de otros, para establecerse como líder.

3- Coaching laboral: a veces, muchas personas que están bien calificadas profesionalmente pueden llegar a no rendir en determinados trabajos por distintos motivos. El coaching laboral se enfoca en que sean capaces de desplegar aquellas habilidades en las que se perfeccionaron, y que las desarrollen libremente, sin ningún tipo de limitaciones. Es una herramienta que permite que los empleados apliquen todo su saber de manera práctica, sin sentirse condicionados.

4- Coaching en cultura organizacional: se enfoca en la cultura de la organización y busca aumentar la productividad y mejorar los aspectos generales del funcionamiento de una empresa y los equipos que la componen. Incluye distintas aristas y establece que un buen líder será aquel que pueda propiciar un espíritu de revisión de las prácticas internas de la empresa, mejorando los plazos, el uso de los recursos humanos y las formas de comunicación. Es un coaching que también se encarga de identificar y solucionar situaciones que causan malestares y desencuentros entre la visión de la compañía, la de los empleados y sus objetivos.

5- Coaching empresarial enfocado en habilidades: una de las varias razones por las que algunas empresas no pueden mejorar su productividad, se debe a que les falta incorporar los procesos de adquirir las herramientas necesarias para dirigir sus recursos humanos. Todos los directivos deben tomar responsabilidad, por lo que se recomienda que adquieran habilidades comunicativas que propulsen la cohesión del equipo y permitan producir mejores resultados en un ambiente más eficaz. Entre estas habilidades, están la comunicación asertiva (es decir la oratoria y la forma de narrar historias) y aquello referido a las prácticas de relacionamiento (feedback y dinámicas de optimización).