Jueves 09 de Julio de 2020

Cómo hacer para que tu cerebro sea más productivo

Consejos de una neurocientífica para ganarle a la distracción

Cómo hacer para que tu cerebro sea más productivo
jueves 23 de mayo de 2019

Si tenés la permanente sensación de estar sobrecargado de trabajo y tareas pendientes, puede que sea tu cerebro el que te esté jugando una mala pasada. La gente pierde demasiado tiempo en distracciones constantes, reuniones y mails.

La paradoja entre la baja productividad y la sensación de estar saturado, puede reducirse a la biología. Según la neurocientífica Sahar Yousef, el formato de trabajo cambió. Hoy, la mayor parte de la comunicación dejó de darse personalmente, ya que la tecnología permite que estemos permanentemente conectados, más allá del horario laboral.

No obstante, nuestros cuerpos no cambiaron. Muchas personas no se adaptaron a su ritmo biológico o no reprogramaron sus cerebros para seguir la tecnología que transforma nuestros lugares de trabajo.

Yousef presentó algunas formas de “engañar” a nuestro cerebro para lograr un rendimiento óptimo de nuestro cuerpo y nuestras habilidades.

 

Mantené el celular fuera del alcance de la vista. Los smartphones son la principal distracción ya que sus usuarios generan un vínculo emocional con ellos (ya no son solamente un aparato para realizar llamadas).

 

Alejate de las oficinas abiertas. Según investigaciones de Harvard, la interacción cara a cara permanente reduce considerablemente la productividad en espacios de trabajo. Al interactuar constantemente con colegas, con quienes se mantiene una relación emocional, uno se distrae y se obstaculiza el avance del trabajo.

 

Recordá que es físicamente imposible hacer múltiples tareas. Al pasar de una tarea a otra, nuestros cerebros necesitan de un tiempo determinado para volver a enfocarse en otra cosa. Por eso, Yousef recomienda programar los tiempos que se le dedicará a cada tarea.

 

Desactivá todas las notificaciones de tus dispositivos. Las aplicaciones están diseñadas para utilizar trucos psicológicos y atraer tu atención constantemente. Desactivalas para poder seguir con tu trabajo sin distracciones.

 

Escribí tus tareas para recuperar la atención cuando te distraés. Si escribís lo que tenés que hacer en un papel y lo dejás a la vista, te ayudará a retomar la actividad cada vez que te cerebro comience a divagar.

 

No dejes que tu lista de tareas te espante. Cuando tenemos una pila de cosas para hacer, tendemos a deambular porque creemos que, de todas formas, no llegaremos a cumplirlas todas. Por eso, para engañar a tu cerebro para poder realizar más cosas, pregúntate qué podés hacer en tan solo cinco minutos para, así, ponerte en funcionamiento y arrancar con la larga lista.

 

Encontrá tu horario más eficiente. Algunos momentos del día son para actividades más creativas, mientras que otros son para realizar actividades de bajo requerimiento energético. Diseñá tu día de forma estratégica para aprovechar al máximo tus horas de pico productivo.

 

Automatizá tus decisiones. Si, en un día, le dedicás mucho tiempo a decisiones insignificantes, no tendrás fuerza para las importantes.

 

Tomate un descanso. Dormir siete horas diarias y tomar descansos a lo largo del día ayuda a recargar energías y mantenerte enfocado.