Lunes 17 de Febrero de 2020

Los hábitos de la productividad

Cuáles son las cualidades que distinguen a las personas efectivas. Tips para lograr tus objetivos exitosamente

Los hábitos de la productividad
lunes 27 de mayo de 2019

En la vorágine del día a día, poder hacer más cosas en menos tiempo resulta una habilidad altamente valiosa que mejorará el desarrollo personal y profesional. Lo que distingue a las personas efectivas y exitosas son los buenos hábitos:

 

Evitá distracciones. Aunque todos necesitamos momentos de ocio y de relajación, lo importante es aprender a balancear y aprender a administrar bien el tiempo visualizando las metas que queremos lograr. Para eso es esencial aprender a concentrarse y evitar que las distracciones afecten el trabajo.

 

Aceptá los errores y superate. Todos cometemos errores; es parte de la vida. Lo importante es no renunciar ni perder el tiempo en lamentos. La capacidad de levantarse y empezar de nuevo con un mejor plan para triunfar, es lo que distingue a la gente exitosa. Asimismo, recordá que la perfección no existe, así que no pierdas el tiempo buscándola.

 

Levantate temprano. Aunque cada uno conoce su cronotipo y sabe cuáles son los momentos del día en los cuales rinde más y mejor, lo cierto es que, levantándose temprano, se pueden terminar las cosas a tiempo, dejando las tardes más despejadas para otro tipo de tareas.

 

Seguí la regla 80/20. El 20% de tus acciones producirán el 80% de tus resultados. Tené esto en mente para establecer prioridades.

 

Cuidá tu cuerpo. Esto es fundamental para poder ejecutar y trabajar correctamente. Cuidá tu alimentación, hace ejercicio y dormí bien.

 

Aprendé a delegar. Es necesario aprender que no podés hacer todo vos mismo. Necesitás confiar en los demás para completar las tareas y alcanzar los objetivos propuestos. Para ello es necesario rodearse de gente con talento que esté a la altura de tus metas y que pueda responsabilizarse, quizás, más que uno mismo.

 

No acumules pendientes. Tratá de cumplir con ciertas tareas en el momento así evitás preocupaciones mentales que te distraen de lo importante.

 

Identificá cuándo es momento de alejarte. Es fundamental que te des cuenta cuándo es necesario tomarte un respiro para recuperar el foco y refrescar la mente para retomar la creatividad y productividad.

 

Definí tus metas. Deben estar bien establecidos los objetivos en el corto, mediano y largo plazo. Fijándote nuevas metas que te desafíen cada día, te mantendrás motivado.