Domingo 23 de Febrero de 2020

La importancia de prestarle atención a las señales no verbales en las reuniones

Especialistas en lenguaje de señas de Estados Unidos explican cómo prestarle atención a los movimientos corporales y las expresiones faciales puede ayudar en una reunión de negocios

La importancia de prestarle atención a las señales no verbales en las reuniones
jueves 30 de mayo de 2019

Según especialistas en lenguaje de señas de Estados Unidos, los movimientos corporales y las expresiones faciales, es decir, las señales no verbales, que una persona tiene en una reunión impactan en el mensaje que se quiere dar.

Laurie Achin, experta en el estudio de la expresión facial, los gestos y el lenguaje corporal de las personas. Achin es sorda e integrante del programa American Sign Language –Lenguaje de Señas Americano– de la Universidad Northeastern en Boston, Massachusetts. Ella es capaz de captar los pequeños comportamientos, movimientos y cambios en las expresiones faciales, así como la manera en que una persona está diciendo algo, mucho más rápido que los oyentes. Incluso, puede darse cuenta de lo que piensa una persona por cómo escribe, bebe, camina o la manera en que se sienta.

Esa habilidad de Achin es fundamental en las reuniones de negocios. De acuerdo a Katie Fitzpatrick, intérprete de lenguaje de señas, las personas que oyen no suelen prestarle demasiada importancia a los backchannels, que serían los “uh”, “eh”, “mmm” que pronuncian en su discurso, ya que asumen que la otra persona los entendió correctamente. Sin embargo, en reuniones virtuales o vía streaming, podría ser más difícil que se comprendan las ideas a la perfección, sobre todo si hay traducción mediante.

Por otro lado, Achin manifestó que cuando alguien desea interrumpir al actual orador, suele mostrarse inquieto en su silla. Eso es más difícil de observar en una reunión virtual, donde es complicado ver los movimientos corporales de los participantes. En estas ocasiones, Fitzpatrick aconsejó informar que el orador hará una pausa de cinco segundos al final de cada sección por si alguien quiere realizar preguntas, o bien contar con un chat que permita que los participantes puedan enviar sus comentarios sin interrumpir al orador.

Miriam Horwitz, intérprete de lenguaje de señas e inglés, explicó que las personas sordas y con dificultades auditivas son mucho más conscientes de lo que hay en su visión periférica. “A veces no te miran, pero pueden captar todo lo que estoy interpretando para ellos. Tienen una visión periférica tan fuerte que captan los matices más pequeños y sutiles mejor que las personas que oyen, que pueden confiar en las señales audibles”, indicó.

Asimismo, Horwitz afirmó que se nota un esfuerzo colaborativo en las personas sordas y con problemas de audición a la hora de compartir un discurso. Ellos suelen tomar turnos para hablar mediante un toque en el hombro o con un gesto de la mano para atraer la atención. Esto se debería aplicar en cualquier reunión de negocios: es fundamental asegurarse de que todos puedan ser escuchados.

Igualmente importante es prestarle atención a las señales que puedan estar indicando que alguien está frustrado. Achin, por ejemplo, sostuvo que ella se da cuenta por cómo están los hombros: si están relajados, la persona está tranquila y/o contenta; en cambio, si están encogidos, es señal de que está nerviosa o incómoda.