Lunes 13 de Julio de 2020

Una guía para crear una nueva empresa

Si estás pensando en empezar un nuevo emprendimiento pero no estás seguro de los pasos que debés seguir, esta guía de la consultora estadounidense Kelly Bethke puede ayudarte

Una guía para crear una nueva empresa
sábado 01 de junio de 2019

Por mucha experiencia que tenga un profesional en su área, transformar sus ideas en un nuevo negocio no es tarea sencilla. La consultora de negocios Kelly Bethke, especialista en innovación empresarial y sostenibilidad, ayuda a sus clientes a transitar todo el proceso: desde elaborar un plan de negocios hasta ponerlo en marcha. Si estás pensando en empezar un nuevo emprendimiento pero no estás seguro de los pasos que debés seguir, esta guía de la consultora estadounidense puede ayudarte.

Según Bethke, lo primero que tenés que hacer es responder una serie de preguntas que te servirán como guía a lo largo del proceso de creación de ideas, tales como:

- ¿Quién sos y qué ofrecerá tu empresa?

- ¿En qué se diferencia tu negocio del resto?

- ¿Estás cubriendo una necesidad, resolviendo un problema o simplemente creando algo bueno?

- ¿Quiénes serán tus clientes?

El segundo paso consiste en volcar todas las ideas en un mapa mental. Para ello, empezá poniendo tu idea principal de negocio en el centro de una gran hoja de papel, de la que se desprenderán distintas ramas. Lo importante es que explores y conectes las diversas ideas que tenés para tu negocio por asociación gratuita, es decir, sin pensarlo demasiado. De considerarlo necesario, podés dibujar símbolos o figuras dentro del mapa.

El tercer y último punto de la fase de creación de ideas radica en confeccionar un mapa de empatía, que te permite explorar de una manera más sencilla la experiencia de un cliente potencial desde un punto de vista sensorial y de comportamiento. Se trata de una temprana investigación de mercado que te ayudará a imaginar cómo harás para atraer futuros clientes.

 

Plan de negocios

Una vez finalizada la etapa de creación de ideas, es momento de elaborar un plan de negocios. A modo de guía, estas preguntas te ayudarán a organizarte en esta nueva fase:

- ¿Qué hacés para que la gente te pague? ¿Cuál es tu activo clave? ¿Cuál es la ventaja que ofrecés que atraerá a los clientes?

- ¿Cómo sabés que tu producto está cubriendo una necesidad, un problema o un deseo? Observá a otras empresas que ofrecen un producto parecido y tomá nota de lo que parece atraer a sus clientes.

- ¿Quiénes son tus potenciales clientes y dónde los hallarás? ¿Cuáles son sus comportamientos, actividades y preferencias?

- ¿Quiénes forman parte de tu competencia y qué podés aprender de ellos? Es importante que tengas la mente abierta mientras aprendés de tus competidores e imaginás cómo podrías mejorar sus ofertas.

- ¿Qué tendencias o futuros cambios podrían impactar en tu oferta? Es fundamental que pienses a largo plazo en la posición de tu servicio o producto.

- ¿A través de qué canales o métodos atraerías a tus clientes? Pensá en todas las maneras por las cuales podrías llegar a potenciales clientes; por ejemplo, a través de redes sociales, marketing digital, prensa y referencias.

- ¿Qué relación financiera tendrás con tus clientes? En este punto debés contemplar si venderás tu producto en persona, vía online o por suscripción.

- ¿Cuánto deberías cobrar? Hacé una investigación de mercado para evaluar lo que los clientes están dispuestos a pagar por tu producto o servicio. No te olvides de incluir tus propios costos y el tiempo en la ecuación, ya que el negocio no será viable si no lográs suficientes ingresos como para poder solventarlo y obtener alguna ganancia.

- ¿Quiénes te ayudarán a que se vuelva realidad? ¿Hay algún enfoque que tu negocio deba considerar para asegurar el éxito? ¿Contás con las habilidades y la motivación para que esto ocurra?

En una segunda instancia, deberás crear lo que se conoce como Business Model Canvas (BMC), que no es ni más ni menos que un plan de negocios de una página. En el último tiempo, el BMC ha reemplazado al plan de negocios convencional de alrededor de cien páginas que, si bien brinda un análisis mucho más profundo, es tedioso para el que lo lee y el que lo escribe. Un plan de una sola página te obliga a ser bien claro y conciso.

En este sentido, Bethke contó que a ella le gusta dividir casilleros en una pizarra blanca y utilizar notas adhesivas (post-it), ya que esto le permite una fácil manipulación cuando quiere sacar algo o colocarlo en otro lado. Conforme trabajás en tu BMC, es recomendable que permitas que otras personas contribuyan con ideas para tu borrador.

El próximo paso consiste en la realización de un gráfico FODA, para lo cual debés dividir una hoja de papel en cuatro cuadrados: fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas –de esos cuatro términos provienen las siglas FODA–. Una vez que lo hayas completado, deberás preguntarte si refleja lo trabajado en la fase de ideación y en la elaboración del plan de negocios. El propósito de este método es ver en qué podés mejorar tu plan. En este punto, también es conveniente que le pidas a otras personas que aporten sus perspectivas, ya que ello fortalecerá tu enfoque.

Una vez que tenés en claro tu plan de negocios, deberás confeccionar una hoja de análisis de la competencia. Al investigar cómo funcionan otras empresas que competirán con la tuya, sabrás a lo que te enfrentás; es importante que, en el proceso, trates de ser imparcial y consideres la perspectiva del usuario o consumidor. Los campos que debería contemplar el análisis de la competencia son:

- Producto o servicio.

- Precio.

- Ubicación (de la empresa y de los puntos de venta).

- Presencia.

- Los años de experiencia en el mercado.

Más Noticias