Sábado 28 de Marzo de 2020

Qué hacer si tu start-up está en declive

Tomar responsabilidad de los fracasos es solo el primer paso; te contamos cómo enfrentar el momento de crisis

Qué hacer si tu start-up está en declive
jueves 18 de julio de 2019

En el universo de las start-ups, son muy pocas las que realmente logran subsistir y triunfar. Ya sea por malas decisiones en la contratación de equipos, un producto que falló en el lanzamiento o simplemente por no lograr un crecimiento sostenido, los fundadores de start-ups deben enfrentarse a una inmensa cantidad de fracasos. De todas formas, lo que verdaderamente importa es cómo ellos lidian con esto.

Hay quienes trata de racionalizar el fracaso, sacando conclusiones tales como “el mercado aún no estaba listo”, “el producto no estaba listo” o “nos quedamos sin fondos muy rápido”. La cuestión está en cambiar el argumento y preguntarse: “¿Quién eligió el mercado?”, “¿Quién desarrolló el producto?”, “¿Quién gastó todos los fondos?”.  Verán que todas las decisiones en verdad fueron encauzadas por ellos mismos y deberán hacer una auto-evaluación del camino recorrido.

Del otro lado, hay fundadores que toman toda la responsabilidad. Esta es la única forma de asegurarse que los errores no se vuelvan a cometer. De todas maneras, asumir la responsabilidad es solamente el primer paso.

 

Salir de la zona gris

Cuando se ve que la start-up está en declive, continuar gastando dinero esperando el cambio de rumbo no es una buena elección.

Si la idea no es suficientemente buena o grande, deberás determinar si podés pivotear el negocio y cambiar el foco de la compañía. Pensá en cómo podés reestructurar o qué podrías hacer diferente.

 

Darse cuenta del momento de dejarla ir

Si la idea nunca va a tener éxito, decidí cómo vender la tecnología y el talento para poder devolverle parte del capital a los inversores.

 

Tratar a las personas como quisiéramos que nos trataran a nosotros

Tratando a todos con respeto, se les da la oportunidad de recordarte de una forma positiva. Necesitás tratar lo mejor posible a los demás, aún cuando la empresa no llegó a su máximo potencial. Después de todo, es muy probable que quieras fundar otra compañía y, la forma en la que lidiaste con los fracasos sentará un precedente en tus nuevos esfuerzos.

Para ello, algunos tips:

-Comunicá con anticipación: la gente debería saber que la compañía está en problemas antes de que cierre. Los inversores deberían poder ayudar en la recuperación. Dales la oportunidad.

-Cuidá a tus clientes: no los dejes sin nada. Presentales alternativas y transmitiles la fecha de final del servicio. Si podés, tratá de mantener el servicio en funcionamiento por tres meses después de notificarlos. 

-Sé generoso con tus empleados: asegúrate que tengan otros trabajos. Las decisiones que tomes dependerán del desarrollo del equipo. Lo importante es ser justo con los trabajos realizados al momento.

 

Enfocate en el “¿y ahora qué?”

Determiná si tenés las ganas y la energía de empezar otra compañía. Tomá la oportunidad para dar un paso al costado y reflexionar: ¿Qué fue lo que salió mal?, ¿Qué aprendiste de vos mismo que no sabías anteriormente? ¿Estás listo para hacer todo de nuevo?

 

Es importante saber que para llegar a la verdadera innovación, deberás fracasar y volver a levantarte muchas veces. El mundo necesita más emprendedores que sean lo suficientemente  audaces para pensar nuevas ideas y lo suficientemente valientes para perseguirlas. Solo tendrás que aceptar que podrás encontrarte con fracasos en el camino.