Miércoles 05 de Agosto de 2020

Viners: una plataforma digital que quintuplicó sus ventas en cuarentena

El e-commerce de vinos de alta gama, cuyos principales compradores solían ser los turistas extranjeros, se beneficiaron con el vuelco de los consumidores locales a canales digitales

Viners: una plataforma digital que quintuplicó sus ventas en cuarentena
jueves 18 de junio de 2020
E

n medio de la pandemia de coronavirus, algunas empresas lograron transformar la crisis en una oportunidad para crecer. Tal es el caso de Viners, un e-commerce de vinos de alta gama que quintuplicó sus ventas en lo que va de la cuarentena y estima alcanzar una facturación de $50 millones este año.

Viners es producto de la fusión de dos generaciones distintas de emprendedores: Matías Aron, de 32 años, que es licenciado en Comercio Internacional, y Carlos Caffur, de 65 años, que es ingeniero y sommelier.

Durante cinco años, Aron trabajó en un grupo de inversiones en Brasil. En 2017, cuando la firma decidió abrir una oficina en Buenos Aires, regresó al país para coordinar la filial. Al compartir tiempo con colegas que viajaban de manera ocasional a la Argentina, Aron se dio cuenta que los turistas y ejecutivos que querían adquirir vinos para llevarse no recibían un buen servicio ni contaban con la posibilidad de hacer tickets de tax refund.

“Las ofertas no atendían a ese segmento. Los ejecutivos que venían a Buenos Aires terminaban corriendo a una vinoteca, tratando de encontrar lo que buscaban, y ni siquiera tenían una packaging apto para llevarlo en avión. Yo tenía en la oficina bolsas de pluribol para ayudarlos a embalar las botellas”, aseguró.

Apenas un año después de su desembarco en nuestro país, el grupo decidió cerrar la oficina que había abierto en Buenos Aires. En ese momento, Aron acordó su salida de la empresa y, en conjunto con Affur, empezar a estudiar el mercado. En enero de 2019, concretaron el lanzamiento de la plataforma web Viners. Desde ese momento, llevan invertidos unos 150.000 millones de pesos.

El target principal de Viners eran los turistas extranjeros, que antes del aislamiento constituían el 30% de las ventas. Sin embargo, la pandemia de coronavirus amplió el panorama por dos razones: en primer lugar, porque mucha gente, imposibilitada de comprar físicamente, se inclinó por las plataformas digitales; y, en segundo lugar, porque las restricciones de circulación internacional hicieron que su público sea únicamente local.

En este contexto, las ventas se dispararon rápidamente. “Antes de la cuarentena estábamos en un promedio mensual de 140 pedidos y ahora llegamos a los 750”, afirmó Aron.

Asimismo, el licenciado se refirió a la transformación del consumo de vino en los últimos años. “El vino viene perdiendo terreno frente a otras bebidas como la cerveza artesanal porque no supo llegar bien a los millennials, al público más joven. Sin embargo, todo lo que es gama alta, premium y súper premium vienen creciendo. Eso habla de un cambio asociado a la búsqueda de calidad: la gente consume menos vinos económicos y más premium”, detalló.

Viners, que opera únicamente de manera online, ofrece alrededor de 500 etiquetas de alta gama y bodegas boutique, con botellas de un rango de precio que empieza en los $400 y llega a los $21.800. Un plus de la plataforma es que permite realizar un test de paladar, reemplazando de alguna forma el asesoramiento de un sommelier en una vinoteca.