Cadenas de comida rápida: cómo ganar con los descuentos

Empresas estadounidenses de fast food ofrecen menús económicos para recuperar clientes

Cadenas de comida rápida: cómo ganar con los descuentos
lunes 03 de septiembre de 2018

A principio de año, varias de las empresas estadounidenses de comida rápida comenzaron a ofrecer menús económicos, los cuales son más baratos que una barra de pan o un envase de jugo, con el propósito de recuperar los clientes y sortear la crisis.

De esta manera, McDonald’s lanzó un menú de US$1, US$2 o US$3 que le brinda a los clientes la posibilidad de seleccionar y combinar productos entre una oferta con tres precios diferentes. Wendy’s se sumó a la propuesta y presentó veinte productos nuevos por un coste de US$1 cada uno. Algo parecido hizo la cadena Tex-Mex Taco Bell al ofrecer sus nacho fries –papas fritas con salsa de nachos– por un dólar.

El banco Credit Suisse estimó que la cantidad de clientes que ingresaban a los locales de McDonald’s se redujo alrededor de un 11% entre 2012 y 2016. Esto puede deberse a un cambio en el paladar de los millennials y la Generación Z –menores de 40 años–, quienes se alejan cada vez más de la comida rápida y se inclinan por productos orgánicos o de granja.

Según un estudio efectuado por la consultora Nielsen, el 41% de la Generación Z y el 32% de los millennials “pagarían extra por ingredientes procedentes de fuentes sostenibles”, en relación con el 21% de los Baby Boomers, es decir, los nacidos entre 1946 y 1964.

Marion Nestle, profesora de Nutrición y Salud Pública de la Universidad de Nueva York, explicó que “las empresas tradicionales de comida rápida les parecen antiguas y obsoletas a los millennials, especialmente en comparación con aquellas que te ofrecen la posibilidad de consumir una ensalada fresca hecha con los ingredientes que vos mismo escogiste”.

Por ese motivo, las cadenas de comida rápida están desesperadas por conseguir que los clientes compren en sus locales. En ese contexto, McDonald’s se alió con compañías de transporte compartido como Uber para enviar a domicilio sus productos en EE.UU, Reino Unido y Australia.

Patricia Smith, profesora de la Universidad de Michigan y especialista en el análisis económico de las cadenas de comida rápida, expresó que las empresas compiten con descuentos en la búsqueda por brindar los precios más bajos. “Todas las industrias están interesadas en esto. Se preguntan: ¿debería subir mis precios y ver si logro salir bien parado o debería bajar mis precios y ganar menos, pero quizá vender más?”, manifestó.

Asimismo, se refirió a la elasticidad de la demanda. “Una empresa puede aumentar sus ingresos totales bajando sus precios si la demanda de este producto es elástica, sensible al precio. Por ejemplo, si la compañía reduce un 5% sus precios y aumenta sus ventas un 10%, entonces la demanda es elástica y los ingresos totales subirán”, expresó.

De esa forma, una compañía como McDonald’s “ganará dinero vendiendo hamburguesas por US$1 si puede hacer que su costo sea menor a ese monto y logra vender muchas de éstas”, sostuvo Smith, a la vez que remarcó que “parte de la estrategia es atraer a los consumidores a la tienda y entonces persuadirlos de comprar más que solo la hamburguesa: papas fritas, bebidas o postres”.

Por el momento, los nuevos menús económicos de estas grandes cadenas solo se ofrecen en EE.UU. Sin embargo, en Reino Unido se puede conseguir ofertas de comidas para dos personas a 10 libras en Marks and Spencer, mientras que el supermercado Tesco brinda un menú que incluye un sándwich, un paquete de papas fritas y una bebida por cuatro libras.

No obstante, la estrategia de McDonald’s es distinta en Europa, ya que se centra en responder a la demanda creciente de los consumidores por productos que provengan de fuentes sostenibles. En Reino Unido, en tanto, la firma solo utiliza carne proveniente de ganado criado británico o irlandés, además de reciclar el aceite de cocina y las cáscaras de huevo para elaborar biodiesel.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: