Lunes 17 de Febrero de 2020

Empresas familiares: cómo lograr trascender

Según estadísticas de la OIT, la OMC y la Universidad de Harvard, el 92% de las empresas familiares no logra superar la tercera generación

Empresas familiares: cómo lograr trascender
miércoles 17 de octubre de 2018

De acuerdo a estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Universidad de Harvard, solo un ocho por ciento de las empresas familiares logran pasar a la tercera generación.

Si bien no existe una fórmula mágica para lograr la supervivencia más allá de la segunda generación, hay algunas prácticas que deben ser consideradas:

1- Reconocer la genética laboral familiar. Existe una genealogía laboral familiar que es transferida de generación en generación. Al reinterpretar la historia laboral de cada miembro de la familia, se puede hallar una genética del trabajo que posibilite el progreso. Establecer cuáles son las fortalezas laborales heredadas es fundamental para que cada integrante pueda potenciarlas y aplicarlas al papel que debe cumplir en la empresa.

2- Adecuarse al contexto social de cada generación. El progreso de las empresas familiares siempre está asociado al tipo de sociedad en que fueron desarrolladas cada una de sus etapas. Los millennials, por ejemplo, conviven con el nacimiento y desarrollo de una sociedad líquida, donde las características claves son la inmediatez y el corto plazo. Comprender el proceso evolutivo de la empresa es clave para poder adecuarse a la próxima etapa.

3- Integrar a las nuevas generaciones. Identificar cuál es el aporte diferencial que cada generación hace al mercado laboral es primordial para que la integración de las nuevas generaciones a la empresa familiar sea efectuada de manera adecuada. Si se ignoran las características particulares de los nuevos talentos y la forma en que pueden aportar al desarrollo de la organización, se estará desaprovechando una posibilidad única de evolución corporativa.   

4- Profesionalización. Es importante entender que una empresa familiar debe organizarse como negocio, no como una familia. Para ello, se requiere de una correcta planificación, una clara visión de negocio según la coyuntura de mercado de cada generación y una capacidad para prever cuál será el siguiente paso en la evolución de la organización.

5- Desarrollo de estrategias de negocio. Se pueden adoptar dos tipos de estrategias: A) atemporales, que deberán adaptarse a la evolución contextual que experimente el negocio; y B) temporales y operativas, que incluyen los objetivos cumplibles en el tiempo, la distribución de recursos y la estructuración organizacional.

6- Expansión. A medida que se van incorporando varios integrantes de una misma generación, la empresa debe expandirse, acondicionando cada nueva área a los intereses profesionales del nuevo miembro. Para que esto sea posible, los familiares de la segunda, tercera y cuarta generación que se incorporen a la empresa deben presentar un proyecto de negocios viable, sea financiado por la familia o por terceros.

7- El error como superación. Una buena forma de minimizar los errores es mediante la implementación de sistemas que premien las equivocaciones reparadas o reconvertidas. Si se analizan correctamente sus causas y consecuencias, un error puede transformarse en una oportunidad de crecimiento.