Comunicándonos

Pablo Borrelli: "Lo que queremos hacer desde Ovis 21 es promover una cultura de regeneración de tierras"

Pablo Borrelli: "Lo que queremos hacer desde Ovis 21 es promover una cultura de regeneración de tierras",

lunes 03 de octubre de 2016

“Nosotros no vemos un futuro en la ganadería ovina si no es capaz de regenerar tierras”, afirmó Pablo Borrelli, ingeniero agrónomo y gerente de Ovis 21, en el ciclo audiovisual “Comunicándonos en Diario Agroempresario”, donde habló sobre la producción ovina en la Argentina y el manejo holístico.

Ovis 21 es el centro del Savory Institute en Argentina; se especializa en la técnica de producción ganadera de regeneración de pastizales, denominada manejo holístico. Actualmente, la red nuclea a más de 160 productores y 22 cabañas distribuidas en Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut, Río Negro, Neuquén, Buenos Aires y Corrientes, así como también en Chile y Uruguay. 

Borrelli señaló que, desde la década del 80, la ganadería ovina viene mostrando una caída que aún no se ha podido frenar: “Tenemos en este momento 25% de los campos cerrados, 7 millones de ovejas en Patagonia frente a una historia de 12, y 5 frigoríficos cerrados e industrias laneras en problemas”. Entre las causas, el ingeniero agrónomo enumeró los “factores macroeconómicos y problemas climáticos”, pero, sobre todo, “un grave problema de degradación de tierras. Es decir, los campos ya no son lo que eran, han perdido suelo, han perdido biodiversidad, han perdido capacidad productiva, entonces los campos hoy no pueden sostener la cantidad de animales que sostenían en su historia”. Y aclaró que la receptividad de los campos cayó entre un 50 y 80%, lo cual “hace que sea muy difícil de remontar porque en la base de eso está el manejo de los recursos”.

De todas formas, el gerente de Ovis 21 indicó que tanto el mercado de la lana como el de la carne están en un buen momento, “en el sentido de que la comercialización es fluida”. “La carne hoy está yendo, fundamentalmente, al mercado interno; hay algo de exportación, pero, por lo menos en los últimos años, un montón de carne se volcó al mercado interno por un problema de acceso, de precios con Europa”, señaló Borrelli.

En cuanto a la lana, destacó que “se exporta todo; es muy poquito lo que se industrializa en el país. No es un problema de precio ni de canal comercial, es un problema de volumen”. Igualmente, como dijo Borrelli, “es muy difícil lograr rentabilidad enfocándose solo en la lana o solo en la carne”.

Ovis 21 introdujo en el país un tipo de merino superior al común que, según el gerente, es “la oveja del futuro”;  “es una oveja capaz de facturar 80 dólares por año, cuando una oveja merino común factura, con suerte, 50 o 60 dólares”, aclaró. Y añadió que “la clave sobre un merino es no estropearle la lana por querer aumentarle la carne, porque si no es como un juego de suma cero. Si podemos llevar las dos cosas al mismo tiempo hacia delante, hay una posibilidad de aumentar la facturación por animal”.

En referencia a la regeneración de tierras, Borrelli destacó que es la forma bajo la cual puede explotarse verdaderamente el potencial de la producción ovina: “Nosotros no tenemos volumen, por lo tanto vender productos commodity no es un buen negocio; estamos buscando salir de ese segmento de las commodities para diferenciar nuestra lana”, explicó y remarcó : “Nosotros lo que queremos hacer desde Ovis 21 es promover una cultura de regeneración de tierras, de generar un proceso de cambio cultural, en donde los productores sean custodios de sus recursos y sean capaces de producir un paisaje productivo que va cambiando, dejar de perder suelo y formar suelo, producir más, pero de una manera que imite a la naturaleza, no a contramano”.

Con el manejo holístico, Borrelli sostiene que se pueden recuperar los campos degradados: “Dando tiempo suficiente, hemos visto que todos los campos son nobles y responden”; “Nosotros hemos duplicado la producción de forraje en los predios donde hemos aplicado manejo holístico”, agregó y señaló que el término proviene del griego ‘holos’ que significa mirar el todo.

Explicó que esta técnica, creada por Allan Savory, implica la formulación de un contexto para tomar decisiones, en el cual se define qué se busca en términos sociales, de calidad de vida, de negocios, económicos y ambientales. Luego, se procede a la planificación, que tiene que estar en concordancia con el contexto holístico.

Esta metodología repercute en el producto final con un sello de certificación que marca la diferencia en el mercado. “Ovis 21 desarrolló el estándar de manejo regenerativo de tierras, que se llama GRASS”, indicó Borrelli y señaló que son el primer grupo sudamericano en ingresar al nicho de las lanas éticas, sumándose así al New Merino australiano y el New Zealand Merino neozelandés. “Lo hacemos con una fortaleza muy grande de que nosotros venimos de un trabajo en el campo distinto del que tienen nuestros competidores; estamos exportando lo que llamamos lanas sustentables, que tienen trazabilidad y que tienen atrás toda una historia de cuidado de la tierra, de regeneración del campo y de calidad de fibra”, describió el gerente de Ovis 21.

“Si ponemos foco en regenerar la tierra y en producir bien y en aumentar la eficiencia de producción, tenemos una expectativa razonable de volver a crecer como sector y de recuperar los stocks perdidos”, concluyó Borrelli.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: