Miércoles 23 de Septiembre de 2020

Microred de agua: un sistema acuífero que salva una isla en Suecia

Bluewater está haciendo que el agua del Mar Báltico sea potable para los visitantes de Sandhamn y potencia su turismo

Microred de agua: un sistema acuífero que salva una isla en Suecia
miércoles 08 de julio de 2020
L

a pequeña isla de Sandhamn se encuentra a unos 48 kilómetros al este de Suecia continental, en el Mar Báltico. Si bien tiene menos de cien habitantes, 600.000 turistas anuales acuden a la isla. Esa afluencia ejerce una presión insoportable en los sistemas de agua.

Las reservas de acuíferos naturales de Sandhamn solo pueden manejar lo básico: entregar agua a los residentes durante todo el año y los restaurantes y hoteles de la isla. Para mantenerse hidratados, los visitantes han tenido que optar por el agua embotellada. Sin embargo, eso está cambiando. Bluewater desarrolla sistemas patentados de purificación de agua que utilizan el proceso de ósmosis inversa, una táctica de purificación de agua relativamente común en la que una membrana elimina iones, moléculas y grandes partículas de contaminación del agua.

La empresa ha instalado cuatro de sus purificadores a lo largo de la costa de Sandhamn, donde extraen agua del Mar Báltico, la ejecutan a través de la red de filtros y producen hasta 30.000 litros diarios de agua potable para los turistas. Los residuos de la purificación se canalizan a los servicios públicos, se vuelven a filtrar y se utilizan, por ejemplo, para la descarga del inodoro, por lo que no contribuyen a la contaminación.

Cada purificador de Bluewater se conecta a una red de tres cisternas desde las cuales se distribuye agua purificada a varias estaciones de hidratación a lo largo del puerto deportivo de Sandhamn. Cuando los turistas llegan a la isla, a menudo en cruceros o botes más pequeños, se encuentran con las estaciones de agua potable tan pronto como desembarcan.

Este sistema de “microred de agua”, como lo llama el CEO de Bluewater, Anders Jacobson, está demostrando ser necesario para la pequeña isla. “Sandhamn se ha convertido en el lugar ideal para las personas en el archipiélago, porque saben que aquí pueden obtener agua”, dice Jacobson.

Los sistemas requieren electricidad para empujar el agua a través del filtro, por lo que existen otras preocupaciones ambientales, pero en una pequeña isla con poca agua, los residentes deben considerar las compensaciones.

El sistema de Bluewater también tiene aplicaciones más amplias para cualquier comunidad que tenga dificultades para acceder al agua limpia.

“Lo que intentamos hacer es abordarlo diciendo que si puede confiar en su agua del grifo o fuente de agua, no tiene que comprar agua embotellada, y puede contribuir a un uso más sostenible del agua”, sostiene Jacobson.

En este sentido, destaca: “Seguiremos viendo este estrés en el suministro de agua porque hemos estresado al planeta. Y cuando hay estrés, la gente busca suministros alternativos. Lo hicimos con el Mar Báltico, donde tomamos agua que de otro modo no sería posible beber y la convertimos en agua potable; hicimos lo mismo en Ciudad del Cabo, donde purificamos agua de pozo”.