Sábado 18 de Enero de 2020
Fate

Los plásticos: innovaciones contra la contaminación

Un sorbete comestible y 100% biodegradable y un lápiz sostenible que se puede plantar; las apuestas de dos empresas frente a la problemática de los residuos plásticos

Los plásticos: innovaciones contra la contaminación
martes 11 de diciembre de 2018

Ante la gran cantidad de residuos plásticos que abundan en los mares y océanos, la Unión Europea emitió una nueva normativa en mayo de 2018, en la cual se prohíbe el uso de productos plásticos de un solo uso, como los sorbetes, los cubiertos y los plásticos. Frente a este escenario, dos empresas hallaron una solución y convirtieron esta problemática en una oportunidad de negocio.

De acuerdo a la Unión Europea, los productos plásticos “representan el 70% de todos los residuos marinos. Los plásticos llegan a nuestros pulmones y nuestras mesas, ya que los microplásticos están presentes en el aire, el agua y los alimentos, con efectos desconocidos para nuestra salud”. En ese sentido, se manifestó que “es imprescindible afrontar el problema que plantean los plásticos”, ya que “hacerlo puede crear nuevas oportunidades de innovación, competitividad y empleo”.

Así lo entendió la empresa española Sorbos, que desarrolló el primer sorbete comestible y 100% biodegradable. Según Greenpeace, en España se consumen más de 5.000 millones de sorbetes de plástico al año, un producto que tarda alrededor de 400 años en desintegrarse por completo. Víctor Manuel Sánchez, fundador de la compañía, advirtió que “los microplásticos –las pequeñas partículas en las que se divide el plástico– acaban en el estómago de los peces y en el agua que bebemos”.

Pero Sorbos no solo hizo que los sorbetes fueran comestibles y lo suficientemente rígidos como para introducirlos sin problema en una bebida, sino que ofrece ocho sabores distintos para satisfacer el paladar: neutro, limón, manzana verde, lima, chocolate, fresa, jengibre y canela. Además, brinda la opción de personalizarlos con serigrafías; es decir que un bar, restaurante o empresa puede colocarles su logo sin inconvenientes.

Desde la empresa, que hasta el momento ha vendido más de tres millones y medio de sorbetes en diez países diferentes, aseguraron que “es una experiencia que hará crear conciencia a todos sus usuarios, porque cualquiera de sus consumidores se verá interesado en que este producto sea tanto comestible como biodegradable”.

 

Sprout, un lápiz sostenible

Otro ejemplo de innovación al servicio del cuidado del planeta es Sprout, un lápiz sostenible que, luego de su vida útil, se puede plantar y convertir en plantas y verduras. El mismo es comercializado por la empresa SproutWorld, que tiene la meta de terminar con los 135 millones de bolígrafos de plástico que se fabrican por día a nivel mundial.

 

“Cuando el lápiz sea demasiado corto para escribir o colorear, simplemente plántalo con la punta con la que escribes arriba y se convertirá en hierbas, verduras o flores”, explicaron desde SproutWorld, que ya lleva vendidas más de diez millones de unidades en todo el mundo.

El lápiz posee una cápsula con semillas de plantas que se diluye en tierra húmeda. Hay varias opciones de semillas para elegir, entre las que se destacan las siguientes: albahaca, cherry, cilantro, clavel, girasol, margarita, tomate y tomillo.