Sábado 14 de Diciembre de 2019
Fate

El humus de lombriz y su incidencia en la calidad del vino

Los especialistas aseguran que tiene un rol fundamental en la vitivinicultura debido a su capacidad para integrar en la tierra los tres componentes básicos: sílice, arcilla y piedra caliza

El humus de lombriz y su incidencia en la calidad del vino
miércoles 26 de diciembre de 2018

Según los expertos, el empleo de humus de lombriz presenta muchas ventajas en la actividad vitivinícola, no solo debido a que regenera la tierra posibilitando el desarrollo de microorganismos vivos, sino también a que favorece la retención y la filtración del agua.

El humus consiste en una masa microgranulada, formada a partir de la descomposición de la materia orgánica, especialmente por la acción conjunta de animales, bacterias y hongos del suelo. En este contexto, las lombrices tienen un papel fundamental, ya que convierten la materia orgánica en asimilable, a la vez que inoculan las sustancias que no son buenas como, por ejemplo, los metales pesados.

Asimismo, el humus hace que la tierra se vuelva más fértil, absorbiendo el calor e impidiendo que haya grandes cambios de temperatura en el suelo. Además, este último es protegido contra los perjuicios de las heladas y los patógenos externos, fortificando la planta desde su trasplante.

Pero eso no es todo: el humus también incrementa la capacidad de cambio catiónico y el poder buffer del suelo. De esa forma, regula el pH del suelo, disminuyendo tanto su acidez como su salinidad, otorgando sustancias como los fenoles, que permiten que la planta respire y tenga una mayor absorción de fósforo.

Desde Crickwoo, empresa especialista en humus de lombriz sólido y líquido, manifestaron que “en los países y las regiones jóvenes en el cultivo de la vid, los expertos tienden a asegurar que el suelo es un factor puramente secundario en relación con el clima y la variedad, mientras que en muchas regiones famosas de Europa es firme la creencia de que un suelo particular tiene mucho que ver con el éxito local”.

En la misma línea, explicaron que “los mejores suelos son generalmente aquellos que respetan el equilibrio entre los tres constituyentes básicos de la mayoría de los suelos: sílice, arcilla y piedra caliza”. En lo que respecta a la integración de esos elementos y otros minerales del suelo, remarcan la importancia del humus de lombriz en la actividad vitivinícola.