Lunes 25 de Mayo de 2020
Fate

Las industrias más contaminantes pueden lograr emisiones cero para 2050

A esa conclusión llegó un informe del grupo Energy Transitions Comission, donde además se sostiene que los camiones con emisiones cero serían más competitivos en precios que los de combustible fósil

Las industrias más contaminantes pueden lograr emisiones cero para 2050
domingo 12 de mayo de 2019

Para poder mantener el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados, es necesario que las industrias más contaminantes –la producción de acero, cemento y plástico, así como el transporte marítimo y aéreo– pongan su granito de arena y sean cada vez más amigables con el medio ambiente.

Un informe del grupo Energy Transitions Comission (en castellano, Comisión de Transiciones de Energía), creado en septiembre de 2015 en Houston, Texas, sostuvo que ya no es imposible, tanto a nivel técnico como financiero, que esas industrias contaminantes lleguen a un nivel cero de emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Esto quiere decir que existen herramientas viables.

Jules Kortenhorst, uno de los miembros del grupo que elaboró el informe denominado “Misión posible”, explicó que una alternativa es seguir un camino parecido al de las energías eólica y solar. Ambas han bajado tanto sus costos que ahora, en muchas partes de Estados Unidos, es más asequible construir un nuevo parque de energías renovables que mantener una planta de carbón en funcionamiento.

En ese sentido, Kortenhorst estimó que la descarbonización total costaría menos del 0,5% del PBI (Producto Bruto Interno) para mediados de siglo, a la vez que subrayó que el costo todavía podría ser menor si se realizan mejoras en cuando al reciclaje.

En la misma línea, advirtió que el impacto en los productos de consumo sería mínimo: por ejemplo, un par de jeans costaría solo un dólar más si viaja mediante un barco con emisiones cero; algo similar ocurriría con las bebidas, ya que una botella de plástico sin emisiones solo costaría un centavo de dólar más que las convencionales.

Por otro lado, el especialista sostuvo que algunos cambios están sucediendo mucho más rápido de lo esperado. Es cierto que es mucho más difícil convertir a electricidad a un camión que recorre largas distancias sin detenerse, que a un auto que hace un viaje corto en forma diaria, pero la disminución en los costos hace que no sea imposible.

Para Kortenhorst, es probable que tanto los colectivos como los camiones con un nivel cero de emisiones de carbono, que funcionan con baterías o pilas de combustible de hidrógeno, sean competitivos en precios a los camiones de combustible fóstil para 2030.

Sin embargo, con la sola disminución de los costos no se hará la diferencia, sino que es fundamentar lograr una fusión entre la imposición de nuevas políticas por parte de los gobiernos, el compromiso de la industria y un cambio necesario en el consumidor, que debe partir de la base de reciclar más.

“Hay un papel crucial para los responsables políticos, los consumidores y para que el sector privado comience a cambiar hacia las tecnologías bajas en carbono del futuro, y es nuestra responsabilidad conjunta impulsar esa transición lo más rápido posible”, concluyó Kortenhorst.