Sábado 28 de Marzo de 2020
Fate

Bodega Luigi Bosca: cuarta generación de vinos mendocinos

Field Blend Malbec Verdot, el mejor acompañante para un cordero patagónico

Bodega Luigi Bosca: cuarta generación de vinos mendocinos
martes 04 de febrero de 2020
F

undada en 1901 por Leoncio Arizu, la Bodega Luigi Bosca cuenta con una extensa trayectoria en la industria vitivinícola nacional. Ubicada en la localidad de Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, está dirigida actualmente por la tercera y cuarta generación y constituye una de las pocas bodegas que a través de las décadas permanece en manos de sus dueños, la familia Arizu.

Por su trayectoria, su finca principal, Los Nobles, se ha convertido en un paradigma del vino argentino, y la expansión de la marca a nivel internacional consolida su prestigio centenario basado en la experiencia transmitida a través de los años, la constante y homogénea calidad de sus vinos, y una búsqueda permanente de excelencia mediante la innovación y la tecnología de avanzada.

 

Field Blend Malbec Verdot

Se trata de un vino de color rojo violáceo profundo con reflejos rubí. Sus aromas son expresivos e intensos, con notas de frutos rojos y negros, especias dulces, flores y suaves ahumados de la crianza. En boca es franco y voluptuoso, con una frescura vivaz que habla de la añada, apoyada en su carácter frutal; es de paladar amplio y profundo, con taninos finos y un final persistente en el que se puede apreciar su complejidad. Es un tinto de terroir, con sentido de pertenencia y muy representativo de la familia.

Según Pablo Cúneo, enólogo a cargo de la Bodega, “el clima seco y templado de la temporada 2016 dio como resultado una excelente materia prima de perfil maduro y gran expresión frutal.” Se trata de un field blend (en español, blend de viñedos) de plantas que naturalmente crecieron mezcladas en el viñedo, lo que le aporta al vino un estilo único e irrepetible, de gran sutileza y elegancia. El petit verdot, que está presente en un 6%, se conjuga con el malbec, aportando carácter y nervio, complementado así la suavidad y dulzura del malbec. El resultado es un vino de gran complejidad y armonía.

Según la recomendación de expertos catadores, es ideal para disfrutar con platos especiales a base de las mejores carnes asadas como bife de Kobe, ojo de bife Angus o gigot de cordero patagónico.